La abogada Valeria Bobillo Odstrcil explica los alcances legales del alquiler de vientre. Caso en la Argentina. Costos.

La maternidad subrogada, alquiler de vientres o gestación por sustitución, son diferentes maneras de hacer referencia a una alternativa para cumplir el sueño de ser padres. Consiste en un contrato en el cual una mujer asume el compromiso de gestar a una persona por nacer, concebida por técnicas de reproducción asistida. Concretado el parto, el bebé será entregado a quienes efectuaron el encargo, es decir, los padres procreacionales. 

En el último tiempo algunas personas famosas han hecho uso de esta elección generando un debate social en torno a su legalidad.

Nuestra legislación no regula este contrato. Si bien fue objeto de debate, por razones morales y religiosas no fue incluido en las últimas modificaciones receptadas por el derecho de familia. La alternativa, se configura en el régimen de la adopción, el cual es un proceso que se desenvuelve en un marco controlado judicialmente pero que conlleva una mayor inversión de tiempo. 

La justicia de nuestro país, se ha visto obligada a otorgar una respuesta a parejas que decidieron llevar adelante sus deseos de ser padres por esta vía. Recientemente en la provincia de Río Negro, se autorizó el empleo de la técnica de gestación por sustitución a una pareja de dos hombres y posteriormente a registrar el recién nacido como hijos de ambos. El derecho ha guardado silencio, pera la realidad apremia y le exige respuestas.

Cualquier persona es capaz de concebir, pero realmente se constituyen como padres, aquellos que tiene tienen la voluntad y el deseo de asumir ese rol.

En los países donde se permite este tipo de contratos, se deben afrontar altos costos. Otra particularidad de los casos que se van produciendo en Argentina, es que los propios padres se presentan con su potencial portadora o mujer gestante, la cual, suele ser conocida o familiar. 

La subrogación se refiere a la sustitución de un órgano. Quienes se encuentran a favor de la institución, afirman que una mujer puede decidir ofrecer su vientre y ayudar a otras personas. Así como es posible donar un órgano, también se puede prestar el útero por el periodo de nueve meses a quienes lo necesitan.

La pareja de varones encuentra en la subrogación una opción novedosa, única en el camino de formar su familia. En Las parejas heterosexuales, el significado es distinto, llega como una última alternativa, ante el fracaso fisiológico de no haber podido concretar el cometido por sí mismas.

Los padres deben transmitir la verdad de los orígenes al hijo, ya sea subrogación con o sin donación de gametas. La historia de la gestación y lagenética es una verdad que el niño tiene derecho a conocer por que a partir de estas coordenadas construirá su propia identidad.

Valeria Bobillo Odstrcil 
       Abogada 

Compartir

Comentarios