Se trate del "Oso" Pereyra.

Gustavo Amadeo El Oso Pereyra, de 49 años e histórico barra de La Doce, fue acribillado esta madrugada de siete balazos. El ataque se produjo en su departamento del Barrio Don Orione, de Claypole (Partido de Almirante Brown), cuando el asesino ingresó al lugar donde también estaba la madre del Oso y le disparó.

El ataque lo dejó al borde de la muerte. El barra herido gravemente fue trasladado al Hospital Arturo Oñativia, de Rafael Calzada, donde falleció. Hacía allí se dirigió un grupo de barras de Boca del sector disidente al que pertenecía Pereyra. Hoy le harán la autopsia en la morgue judicial de Lomas de Zamora.

En sus primeras declaraciones a efectivos del GTO (Grupo Táctico Operativo, de la Policía de la Provincia de Buenos Aires), la madre de Pereyra, Elva Lucía Pérez, relató que "un hombre calvo, con pocos pelos en los costados, gordo y panzón y de unos 40/45 años" se presentó en su casa y preguntó por su hijo. Y agregó que cuando él lo atendió, ella se retiró a la cocina, desde donde escuchó varias detonaciones de armas de fuego. Al regresar a la escena, se encontró con su hijo tendido en el piso con múltiples heridas.

Peritos de la policía científica informaron que en el lugar incautaron siete vainas servidas calibre 9 milímetros, dos plomos del mismo calibre y se llevaron muestras de material genético en un hisopado.

Pereyra era uno de los hombres de peso de la barra de Boca. Y estuvo mucho tiempo como segundo de Rafael Di Zeo, con quien en los últimos años estaba distanciado. Ahora lideraba el sector disidente de La Doce, junto a Fido Debaux y "la barra de Lomas" (de Zamora), que le disputaba el poder a la conducción de los hermanos Di Zeo (Rafa y Fernando) y Mauro Martín.

Pereyra y Di Zeo fueron condenados por los incidentes registrados en el amistoso disputado con Chacarita en la Bombonera, en marzo de 1999.

Tuvieron la misma condena (3 años y 10 meses de prisión) y, además, al principio de la causa, ambos pasaron 56 días encerrados. Además, fueron juzgados y condenados otros barras de Boca.

En los hechos violentos contra los hinchas de Chacarita, a Pereyra se lo detectó con un palo frente a Daniel Pajarito Benedetti, el hincha de Chacarita agredido y robado.

Pereyra, al igual que los hermanos Rafael y Fernando Di Zeo, Diego Rodríguez, Fabián Krueger y Juan Castro, también fue procesado por los disturbios que se produjeron en la Bombonera el 31 de agosto de 2003, cuando Boca recibió a Chacarita por la quinta fecha del Apertura.

Hace poco, el 27 de septiembre, había sido detenido por última vez junto con otro barra de River: Jonathan Kresta. Ambos compartieron la barra de Claypole y formaban parte de una ONG que buscaba recaudar fondos para ir al Mundial de Rusia 2018.

La detención de Pereyra y Kresta ocurrió en el ingreso a la cancha de El Porvenir, donde Claypole enfrentó a Victoriano Arenas, por la Primera D, la última categoría del Ascenso.

Según informó la APreViDe, cuyo titular es Juan Manuel Lugones: "Los barrabravas no son hinchas de los clubes sino de las barras. Y un día son de Claypole, al otro de River y al otro de Boca. El único objetivo de tener una organización así (por la ONG que integraba Pereyra junto con Kresta) es ir al Mundial".

Fuente Clarín

Compartir

Comentarios