Según sus declaraciones, no podía hacerse cargo de ellos.

Ocurrió en Japón, La madre dio a luz a los pequeños entre 1992 y 1997, pero cada uno fue enterrado en baldes de cemento que todavía conserva e incluso trasladó con ella cuando se mudó de vivienda.

La Policía de Osaka halló los cuatro depósitos en un armario del domicilio de la mujer en el distrito de Neyagawa, y procedió a investigar su contenido.

La presunta filicida de 53 años, explicó a los investigadores que pensaba que no iba a poder criarlos y que no tenía a nadie con quien hablar del asunto, indicó el canal de televisión público NHK.

Los investigadores deberán determinar ahora si la mujer mató a los bebés inmediatamente después del nacimiento o si nacieron muertos, apuntaron los medios locales. Por el momento se desconocen las razones que llevaron a la mujer a presentarse a la policía, dos décadas después de los hechos.

Fuente nuevaya.com.ni

Compartir

Comentarios