Cuando le salió un granito en su rostro ella creyó que era solo eso, pero en realidad era un signo de un principio de cáncer de piel que terminó por hacerle un agujero en la cara.

Kari Cummins, de 35 años, no se protegió bien del sol y usó de forma regular camas solares. Cuando le salió un granito en su rostro ella creyó que era solo eso, pero en realidad era un signo de un principio de cáncer de piel que terminó por hacerle un agujero en la cara.

Al visitar finalmente a un dermatólogo le diagnosticaron carcinoma de células escamosas (CCE), un tipo de cáncer de piel que puede diseminarse a los órganos si no se trata. Si bien se removió, le quedó un agujero en su barbilla que requirió 35 puntos de sutura.

El CCE es el segundo cáncer de piel más frecuente de todos. Son crecimientos o lesiones anómalos descontrolados procedentes de las células escamosas que conforman casi toda la capa más exterior de la piel. Parecen verrugas o llagas abiertas con bordes en relieve y una superficie costrosa que pueden llegar a sangrar si se rascan, arañan o reciben un golpe.

Este tipo de cáncer aparece en cualquier parte del cuerpo, aunque acostumbra a darse en áreas que suelen estar expuestas a la luz ultravioleta del sol, como por ejemplo en bordes de los oídos, labio inferior, rostro, cuero cabelludo, cuello, manos, brazos y piernas. Las personas de tez clara, cabello claro y ojos azules, grises o grises son los que más riesgo corren de desarrollarlo CCE, si bien una persona muy expuesta al sol (o a las camas de bronceado) corre más riesgo.

Se calcula que cada año se diagnostican 700.000 casos nuevos en Estados Unidos, uno de ellos fue el de Cummins. "Supuse que era un grano o un extraño tipo de acné adulto, ya que nunca había visto algo así. Tengo la piel clara, y usé camas de bronceado a los veinte y principios de los treinta para obtener un bronceado moderado antes de ir de vacaciones. No era una usuaria frecuente, y solo los usaba ocasionalmente, pero aprendí que los rayos UV no necesitan demasiado para acelerar el crecimiento del carcinoma, especialmente si tenés la piel clara”, expuso la mujer que reside en California.

"Al principio me sentí muy cohibida, pero ahora considero que me da poder, ya que puedo usar mis experiencias para compartir mi historia con la esperanza de instar a los demás a que sean conscientes de lo importante que es cuidar de su piel", manifestó. “Necesité 35 puntos de sutura para cerrar el agujero y varias semanas para sanar, ahora tengo una cicatriz que visiblemente es muy notable en mi cara”, añadió.

La mujer tenía algunos bultos y costras en la cara, por lo que le hicieron biopsias que arrojaron que varios eran potencialmente cancerosos. "Afortunadamente no eran melanomas, pero aún así tuve que extirparlos quirúrgicamente", precisó la mujer.

"El bulto en mi barbilla era como una espinilla subterránea y cuando se eliminó eso no podía creer lo que me había quedado. El que tenía en la frente no me afectó, las cicatrices se curaron muy rápido, sin embargo, el que tenía en la barbilla era mucho peor”, lamentó. "Simplemente muestra que esto le puede pasar a cualquiera, lamentablemente descuidé mi piel y ahora estoy enfrentando las consecuencias", expresó. 

Fuentes: TN y tiempodesanjuan.com

Compartir

Comentarios