Presuntos islamistas mataron a 270 fieles e hirieron a otros 90 en el atentado más letal de la historia reciente del país.

Presuntos islamistas atacaron este viernes con bombas y fusiles una mezquita en una localidad egipcia de la península del Sinaí, y mataron a 270 fieles e hirieron a otros 90 en el atentado más letal de la historia reciente del país, informaron autoridades y medios oficiales.

Los atacantes rodearon con artefactos explosivos de fabricación casera la mezquita de Al Rawdah y los hicieron estallar a la salida de los files del rezo de los viernes, el día sagrado de los musulmanes, informaron fuentes de seguridad egipcias citadas por la agencia de noticias EFE.

Luego de las explosiones, los mismos hombres que pusieron las bombas comenzaron a disparar contra los fieles que intentaban escapar de la mezquita, ubicada en Bir al Abd, al oeste de Al Arish, la capital de la provincia del norte del Sinaí.

En medio de un fuerte despliegue de fuerzas de seguridad, equipos de emergencia evacuaron en decenas de ambulancias a los sobrevivientes, que fueron llevados hacia hospitales cercanos.

Entre las víctimas se cuentan varios soldados que cumplían su servicio militar obligatorio en la conflictiva zona del norte del Sinaí.

Ningún grupo reivindicó de inmediato el ataque, pero todas las sospechas recaen sobre Wilayat al Sina, la filial local del grupo radical Estado Islámico (EI), que ha atentado repetidas veces en la región del Sinaí desde el golpe de Estado que, en 2013, derrocó al presidente islamista Mohamed Mursi.

Nasrala Mohamed, el alcalde de la localidad de Bir al Abd, informó a través de la televisión pública que el ataque dejó "aproximadamente 270 muertos y 90 heridos", mientras que la Fiscalía General cifró en 235 las víctimas fatales y en 109 los heridos.

Por su parte, la Unión de Tribus del Sinaí (UTS), un grupo de tribus árabes que colaboran con las fuerzas egipcias, dijo que ya son 300 los "mártires" y mostró en Facebook fotos de un funeral.

Según UTS, los atacantes "eligieron este momento (para atacar) por los preparativos del cumpleaños del profeta Mahoma, que será el próximo 30 de noviembre, y eligieron este lugar porque es un centro de educación que se opone a la ideología extremista".

GP.

Compartir

Comentarios