Corea del Norte reforzó la seguridad en la militarizada frontera con Corea del Sur tras la espectacular deserción de uno de sus soldados, mientras que el ministro de Defensa surcoreano visitó la zona y endureció el tono hacia Pyongyang.

El ministro Song Young-moo inspeccionó el mismo punto de la llamada Zona de Seguridad Conjunta (JSA) por donde el pasado 13 de noviembre cruzó al Sur el militar norcoreano mientras era tiroteado por varios de sus compañeros, informó el Ministerio de Defensa.

En su intento por detener al desertor, un soldado norcoreano incluso cruzó la línea de demarcación militar que divide la JSA, lo que unido a los disparos en dirección al Sur supone una violación del alto el fuego que puso fin a la Guerra de Corea (1950-1953).

Apostado frente a la línea divisoria, Song recordó en tono de advertencia ante un grupo de periodistas que ambas acciones, así como la utilización de rifles automáticos AK-47, suponen una clara violación de este armisticio.

La deserción del soldado, de 24 años y apellidado Oh, aumentó la tensión en torno a la JSA, el único punto fronterizo donde se ven las caras las tropas de las dos Coreas .

Fuente El Liberal

Compartir

Comentarios