Un P-8A Poseidon, como el que actualmente busca al ARA San Juan en el sur, sobrevolaba -según Moscú- aguas del Mar Negro, lo que provocó un roce diplomático.

Un caza ruso Su-30 detectó a un avión espía estadounidense P-8A Poseidon en el espacio aéreo de Rusia sobre el mar Negro, y desató un cruce diplomático entre ambas potencias, informaron hoy fuentes castrenses rusas.

"El 25 de noviembre los medios rusos de control del espacio aéreo detectaron un objeto aéreo que se acercaba a gran velocidad a la frontera de la Federación de Rusia", señala un comunicado de la oficina de prensa de la Circunscripción Militar Sur (CMS), una de las cuatro en las que está dividida administrativamente el país.

Ante esta situación, añade el documento "con la misión de interceptar el objetivo despegó un caza Su-30 de los medios de guardia de las Fuerzas Antiaéreas de la CMS".

"Tras acercarse, el caza ruso sobrevoló el objeto aéreo y lo identificó visualmente como un avión espía estadounidense P-8A Poseidon", tras lo cual el aparato "cambió su rumbo y se alejó del espacio aéreo de Rusia", subraya el texto, que agrega que después de cumplir su misión, la aeronave rusa regresó sin novedad a su base.

La portavoz del Departamento de Defensa de Estados Unidos, Michelle Baldanza, no obstante, tachó la maniobra de la aviación rusa de "insegura" y aseguró que la aeronave estadounidense "estaba operando en el espacio aéreo internacional y no hizo nada para provocar este comportamiento ruso", informó la cadena de noticias estadounidense CNN.

Según Baldanza, el avión ruso cruzó frente al avión estadounidense de derecha a izquierda mientras activaba sus postquemadores (que habilitan el aumento rápido de potencia), una maniobra considerada como "interacción insegura" porque causó que el P-8 enfrentara "un balanceo de 15 grados y violenta turbulencia".

El coronel general ruso Nikolay Antoshkin indicó a la agencia estatal RIA Novosti que el avión ruso actuó de manera correcta.

"El Poseidon es un avión de reconocimiento naval, por eso nuestro avión se levantó para chequearlo", señaló el ex vicecomandante en jefe de la Fuerza Aérea de Rusia.

"El Su-30 es un avión lo suficientemente maniobrable como para garantizar la seguridad durante la interceptación y la escolta, y es piloteado por pilotos muy capacitados". dijo el coronel general, para quien la aeronave rusa "se acercó, el piloto miró y le señaló que había que irse".

"Los estadounidenses no tienen nada que hacer en el Mar Negro, es un mar interno. El Poseidon volaba con fines de reconocimiento y por eso lo interceptaron", concluyó.

Fuentes agencias y Clarín

Compartir

Comentarios