Se filtró un video que muestra cómo las encargadas de atender a un anciano se burlan de su padecimiento. El hijo del paciente puso una cámara oculta en la habitación.

La imagen es aberrante y duele, al menos para cualquier persona con sensibilidad ante el padecimiento ajeno. James Dempsey, un ex combatiente de la Segunda Guerra Mundial pasa su últimos días internado en un hospital de Atlanta, al cuidado de dos enfermeras que, en lugar de velar por él se burlan de su sufrimiento.

“¡Ayúdenme, ayúdenme, ayúdenme! ¡No puedo respirar, ayuda!”, grita mientras presiona un botón para que las enfermeras lo auxilien. La ayuda nunca llegó y Dempsey murió ese día dentro de un centro para adultos mayores de edad ubicado en Atlanta, Georgia, Estados Unidos.

El hijo de Dempsey sospechaba que su padre no estaba siendo bien cuidado y colocó una cámara oculta dentro de su habitación. Gracias a esa maniobra, descubrió que las mujeres nunca avisaron al servicio de emergencia las dificultades de su padre y tampoco le practicaron las maniobras de reanimación.

Las enfermeras que aparecen en las imágenes fueron llevadas a juicio por el hijo del paciente muerto y mintieron, dijeron haber escuchado el pedido de auxilio y corrido a la habitación para reanimar a Dempsey. El Tribunal Supremo de Georgia llevó adelante el caso y exigió para la familia una indemnización por parte del Centro de Salud y Rehabilitación del Noreste de Atlanta.

Fuente: radiomitre.cienradios.com

Compartir

Comentarios