Mira el informe.

Un paciente con un extraño tatuaje abrió el debate entre los médicos con respecto a los tratamientos y la voluntad del paciente.


El caso fue planteado por la revista New England Journal of Medicine. La publicación aseguró que un hombre de 70 años sin familiares llegó a un hospital de Florida muy grave y necesitaba maniobras de reanimación. Pero los profesionales se encontraron con un tatuaje que decía: “Do not resuscitate” (No resucitar) y más abajo algo parecido a una firma.

Inmediatamente, empezó el dilema: ¿Un tatuaje es un documento legal? ¿Es un deseo real y actual?

Los médicos ignoraron el pedido del tatuaje y siguieron con su trabajo pero el equipo de bioética dijo: "Sugirieron que era más razonable inferir que el tatuaje expresaba una preferencia auténtica, que lo que podría verse como precaución también podía ser visto como una formalidad, y que la ley a veces no es lo suficientemente ágil como para apoyar el cuidado enfocado en el paciente y el respeto por los mejores intereses del paciente".

“Después de revisar el caso del paciente, los consultores de ética nos aconsejaron que respetáramos el tatuaje DNR (Do Not Resuscitate, Orden de No Resucitar) del paciente”, dice Gregory Holt, el autor principal del caso.

Los Andes - Opcional Todo a la chapa - 300x600
Finalmente, el hombre murió más tarde esa noche sin ser sometido a ningún tratamiento.

Fuente Los Andes

Compartir

Comentarios