Cuando la alimentación equilibrada se sostiene durante todo el año, no se ve afectada por un mes en el que quizás hagamos elecciones menos saludables.

LLega diciembre y la agenda se carga de eventos sociales: la fiesta de fin de año del trabajo, las juntadas con los grupo de amigos y amigas y como cierre, las cenas y almuerzos de Navidad y Año Nuevo. Por eso aquí van algunos consejos para combinar festejos y elecciones saludables.

  • No llegar al evento con hambre. Este es uno de los errores más frecuentes. Al saber que se tiene un evento en el cual se va a comer un poco de más o distinto a lo habitual, algunas personas optan por "compensar" en el día y comer menos. Esto logra que se llegue con más hambre a la ocasión. Realizar todas las ingestas del día. Si se sabe que se va a comer un poco más "pesado" que lo habitual, optar en el día por alimentos livianos, altos en fibra y de baja densidad calórica.
     
  • No dejar de moverse. En un momento como fin de año donde abundan las juntadas, nada mejor que mantenerse activo y realizar actividad física.
     
  • Abandonar la mentalidad del "todo o nada". Es muy frecuente que en estas épocas algunas personas inicien algún plan alimentario para llegar con unos kilos menos al verano o estén realizando dietas a veces extremistas, restrictivas y poco realista. Ante una comida fuera de lo planeado, se puede atravesar una sensación de frustración o pérdida de control y seguir comiendo en exceso. Si uno mantiene la alimentación saludable en el día a día, sin restricciones, y hace ejercicio con frecuencia; comer fuera de lo habitual, no afecta al peso.
     
  • Si se tienen varias reuniones, aprovechar para cocinar. Aportar algo saludable para compartir en familia o con amigos. Los buenos hábitos se contagian y la mayoría de las personas que no se alimentan saludablemente, no saben que se pueden lograr recetas exquisitas con reemplazos saludables.
     
  • Evitar el picoteo y el alcohol desde el primer momento. Tomarse un rato para conversar con familiares y amigos. Refrescarse con bebidas libres de azúcar y alcohol, sobre todo si la noche es larga. Intentar sacar el foco constante en la comida como festejo.
     
  • Mantener la hidratación con agua por más que se esté tomando algo a la par. Esto permite mayor saciedad y evitar la deshidratación que produce el alcohol. (Fuente: La Nación)

GA.

Compartir

Comentarios