Los profesionales en psicología advierten que se podría tratar de un trastorno con entidad propia.

La obsesión por tomarse retratos o autofotos podría ser considerada un trastorno por algunos especialistas en Psicología. El equipo de la Universidad Nottingham Trent y la Escuela de Administración Thiagarajar (en India) decidieron investigar la entidad psicológica del fenómeno.

El análisis se llevó a cabo en la India, que es el país con más usuarios de Facebook y que más muertes relacionadas con selfies registró en el último año. Unos 200 participantes se sometieron a prueba para determinar qué factores impulsaban su autoestima.

Los investigadores desarrollaron la primera Selfitis Behaviour Scale (SBS) para evaluar su afección. Según los expertos, las personas que siguen este comportamiento compulsivo podrían necesitar ayuda.

En el estudio se evaluaron tres presuntos niveles: límite, agudo y crónico. El primer nivel, el límite, consiste en tomarse una selfie al menos tres veces al día, pero no publicarlas en las redes sociales. El agudo ya implica la publicación de las imágenes en las plataformas de internet. Y el último de los niveles, el crónico, es el impulso incontrolable de hacerse fotos durante todo el día y publicarlas en las redes sociales más de seis veces al día.

Los investigadores descubrieron que los pacientes típicos de 'selfitis' seguían un prototipo de características. Estas personas se definían por la búsqueda de atención, a menudo carentes de confianza en sí mismos, y que esperan aumentar su posición social y sentirse parte de un grupo al publicar constantemente imágenes de ellos mismos.

Según el doctor Mark Griffiths, profesor de Adicción al Comportamiento en el Departamento de Psicología de la Universidad Nottingham Trent, "este estudio podría decirse que valida el concepto de autoestima y proporciona datos de referencia para que otros investigadores concreten el concepto más a fondo y exploren diferentes contextos".

Fuente TN

Compartir

Comentarios