Se decretó feriado los días que el Sumo Pontífice este en el país vecino. Refuerzos en los cruces fronterizos. Criticas.

Cerca de 250.000 argentinos cruzarán la cordillera en la segunda quincena de enero para formar parte de las visitas que tiene programada en Chile el Papa Francisco. Ese número se duplica cuando se suma una parte de los dos millones de veraneantes argentinos que se calculan para la temporada. En septiembre, por ejemplo, las agencias de viaje y los alojamientos en esas ciudades ya contaban con reservas relacionadas con el turismo papal.

El sumo Pontífice oficiará tres misas: Santiago (16 de enero), Temuco (17) e Iquique (18). El costo de la visita de Francisco a Chile tendrán un costo de  16,5 millones de dólares aproximadamente. 

Las autoridades determinaron  feriado regional el próximo 16 de enero. De esta manera se suma a los feriados regionales en Temuco e Iquique, y a los 16 feriados nacionales que tendrá Chile en 2018, cuatro más que este año.

Economistas y representantes del comercio criticaron la medida, pues sólo beneficiará al turismo, pero el gobierno defendió la solicitud por la importancia que tiene el Papa en la cultura católica, que predomina en la sociedad chilena.


El ex contralor de la república Ramiro Mendoza fue uno de los más críticos con los feriados, porque podrían constituir "agravios significativos a la economía nacional o regional, al cumplimiento de obligaciones mercantiles, a la atención programada en materias de salud", escribió en una carta al diario El Mercurio.

En contra la presidenta Michelle Bachelet  dijo que la visita de la máxima autoridad de la Iglesia Católica, la segunda en la historia de Chile, "representa un hito muy significativo e importante para un gran número de chilenos y chilenas".

La Subsecretaría del Interior del país vecino anunció que se reforzarán todos los pasos fronterizos entre la Argentina y Chile con 51% más de atención en las ventanillas migratorias, que se duplicará la presencia policial y casi se triplicará la fiscalización por parte de Aduanas de Chile.

Los pasos no habilitados en la zona de la Araucanía y Malleco comenzaron a clausurarse en noviembre. Los operativos apuntan a que haya seguridad máxima y a que los trámites para el cruce no demoren más de 20 minutos por vehículo.

Una comisión de seguridad vaticana efectuó dos viajes durante el año a todos los lugares que recorrerá Bergoglio. En ellos determinaron qué sectores son seguros para el Papa y cuáles había que reforzar. Por ejemplo se decidió que Francisco no saldrá con Bachelet a saludar desde un balcón del Palacio de La Moneda, un gesto que sí tuvo Augusto Pinochet en 1987 con el Papa Juan Pablo II. Ahora el saludo será por la puerta que da a la Plaza de la Ciudadanía. A la reunión previa está invitado además el presidente electo, Sebastián Piñera.

La Comisión Papal chilena abrió además en Internet la inscripción para conseguir entradas para las misas de Francisco. Son gratuitas y se descargan desde el sitio https://entradas.franciscoenchile.cl.

Comunidades mapuches anunciaron movilizaciones para reclamar por la restitución de tierras en Maquehue, uno de los lugares que visitará el Sumo Pontífice. Además criticaron al obispo Héctor Vargas por negarse al diálogo, luego de fallar una mesa negociadora con el Gobierno chileno, que busca evitar manifestaciones durante la misa que el líder de la Iglesia efectuará en la Base Aérea Maquehue.

Compartir

Comentarios