La divisa cerró en $19,45. Para algunos el precio sigue bajo, para otros resulta carísimo.

 

A un día de terminar el año, el dólar volvió a subir y cotizó en $19,45. La suba acumulada en diciembre ya superó el 10%. El aumento de la meta de la inflación que decidió la Casa Rosada y la inmediata baja de las tasas en pesos le dieron un gran impulso a la cotización.

Para una empresa con dificultades para competir puede considerar que sigue bajo el precio de la divisa, mientras que a un importador le puede resultar carísimo.

El dólar en términos volvió prácticamente a los valores que tenía antes de las PASO, a fines de julio, cuando pegó un salto desde niveles menores a $ 16 hasta $ 18. En aquel momento había sido la candidatura de Cristina Kirchner la que había generado el súbito salto de la divisa. Antes de eso, a mediados de junio, también las críticas a la conducción económica pasaban por un tipo de cambio cada vez menos competitivo que amenazaba sobre todo a los sectores que deben salir a competir al mundo.

Diez días antes de las PASO, el Banco Central salió a intervenir para evitar un salto mayor de la divisa y evitar más zozobra justo antes de la votación. Desde entonces el tipo de cambio se había mantenido por debajo de $ 18 hasta el salto de la última semana, explica un especialista en Infobae.

Hay que tener en cuenta en esta época del año hay mucha demanda de divisas de aquellos que viajan al exterior por vacaciones y esto coincide además con la disminución del ingreso de dólares del sector agroexportador. Además, el relajamiento de la política monetaria, expresado en una rebaja de las tasas de Lebac en el mercado secundario, volvió menos atractiva la inversión en pesos e invita a pasarse al dólar.

Compartir

Comentarios