Las autoridades del organismos nacional no renovó el contrato de alquiler.

Un conflicto inmobiliario puede dejar sin sede a los afiliados del PAMI en Banda del Río Salí. El organismo nacional no habría renovado el contrato de alquiler del inmueble por lo cual el propietario del lugar decidió buscar nuevos contratantes.  

El abogado de Pedro Fabián Gómez, propietario del lugar y aseguró que por “desidia y desinteligencia” no renovaron a tiempo el contrato de alquiler. “La locación vención el 31 de julio de 2017 y a partir de ahí el contrato no se renovó y comenzaron a generar una deuda que al día de hoy ronda los 200 mil pesos sin contar los intereses”, contó el letrado a El Tucumano.

En ese sentido explicó que el organismo nacional “tenía la opción de una cláusula gatillo (en caso de renovar el alquiler) de mantener el precio mensual que rondaba los 32 mil pesos, como no lo hicieron ahora el alquiler del local está tazado en 100 mil pesos”, sostuvo el abogado.

Ibarra explicó que se inició un juicio y el Juzgado Civil en Documento y Locaciones de la 4° Nominación del Centro Judicial Capital obligó a una mediación. “Luego de tres audiencias no se llegó a un acuerdo”, manifestó.

En ese sentido, las autoridades del PAMI local aducen “no tener facultades para renovar el contrato” pero después de seis meses la situación no se aclaró, mi cliente está cansado del perjuicio económico, se siente manoseado por lo que se vio obligado a colgar el cartel de alquiler”, se justificó Ibarra.

Esta situación generó que el intendente de Banda del Río Salí, Dario Monteros envíe ayer viernes una carta al interventor de la obra social de los jubilados, Alfredo Neme Scheij, para que “juntos se aboquen a la búsqueda de una respuesta superadora ante tan compleja problemática”.

Ayer a la tarde llegaron hasta el local varias personas y usando una escalera quitaron el anuncio de “se alquila”. El contrato venció el 31 julio de 2017 y a partir de ese momento no se renovo y no se pagaron alquileres, adeudan seis meses de alquiler. El juicio se inició tiempo atrás y el juzgado obligo a la mediación, después de tres audiencia no se llegó a un acuerdo.

Las autoridades de PAMI de la provincia no tienen facultad para renovar el contrato. Después de seis meses la situación no se aclara. Cansado del perjuicio económico y manosea, se vio obligado a colocar ese cartel 

Compartir

Comentarios