Será una jornada extensa, con 330 kilómetros sobre un terreno intrincado. Federico Villagra y Kevin Benavides, las estrellas argentinas del tercer día de la competencia.


El cordobés Federico Villagra fue elegido como el “hombre del día” por el Dakar, ya que logró su primera victoria parcial en la exigente competencia, representando al YPF Infinia Diesel. A bordo de un Iveco, obtuvo el primer triunfo de un argentino en este Dakar 2018, al imponerse en la tercera etapa, que unió a Pisco con San Juan de Marcona.

El otro representante nacional destacado fue el salteño Kevin Benavídes, que con Honda fue segundo en la etapa de motos y ocupa también la posición de escolta en la clasificación general, detrás del británico Sam Sunderland, vencedor en 2017 con KTM. En autos, otra vez Lucio Álvarez fue el mejor argentino (10°) y Orly Terranova fue 14°.

La cuarta etapa se pondrá en marcha bien temprano, a las 5 hora local (7 de la Argentina), con un “rulo” con salida y llegada en San Juan de Marcona, al sudeste del Perú. Será una jornada extensa, con 330 kilómetros de especial sobre un terreno complicado, ya que además de dunas habrá terrenos rocosos y quebradas pronunciadas.

Federico Villagra y Kevin Benavides, las estrellas argentinas del tercer día del Dakar

Inmejorable presente para la leyenda cordobesa del rally. Federico "Coyote" Villagra consiguió uno de sus máximos objetivos desde que inició su periplo en el Rally Dakar, allá por 2015: obtener su primera victoria en una etapa. Y nada menos que ante los últimos campeones de la categoría camiones, el equipo ruso de Kamaz, y en un trazado complejo, cargado de médanos y dunas empinadas en San Juan de Marcona, Perú.

El argentino, único piloto del equipo Iveco, logró superar a Eduard Nikolaev en los últimos kilómetros por apenas 35 segundos. Con este éxito parcial, Villagra pudo descontarle unos minutos al piloto de la marca Kamaz, que lideraba cómodo la clasificación general. Ahora la diferencia es de casi 9 minutos.

"Es nuestra primera etapa en un Dakar, así que estamos muy contentos. Tuvimos un inconveniente bastante serio al quedarnos colgados en un médano. Nos tiramos los tres a sacar arena debajo del camión y eso nos hizo perder entre siete y diez minutos. Cuando bajamos los médanos, pegamos el camión de trompa y rompimos la parrilla del camión", comentó Villagra.

Su histórico lugarteniente, Alejandro "Chino" Yacopini, no disimuló en ningún momento la emoción por haber logrado el primer triunfo del equipo al cabo de cuatro participaciones en el Rally Dakar. "Estamos felices. La tercera etapa fue complicada y Federico se manejó todo", dijo.

Tras ganar el Rally de Marruecos en octubre, el trinomio Villagra-Yacopini-Torlaschi llegaba en un buen momento a este Dakar, pero su rendimiento fue de menor a mayor. En la primera etapa, un inconveniente con un waypoint les hizo perder demasiado tiempo y culminaron en la 17ª posición. Para la segunda, en Pisco, el Iveco se posicionó en el segundo lugar.

"Esto es un trabajo de equipo. Ricardo (Torlaschi), con la navegación, y el Chino, con la presión de las gomas, nos hacen ganar segundos preciados. Ellos son muy importantes porque se adelantan a lo que viene. Nos entendemos muy bien", analizó Villagra.

Otro que se sintió muy bien y supo aprovechar sus oportunidades fue Kevin Benavides. El piloto salteño, a bordo de su moto Honda, le mete presión al británico y defensor del título en la categoría, Sam Sunderland, que se recuperó con un triunfo tras un domingo complicado, que lo había hecho perder varias posiciones en la general.

Si bien Benavides arribó detrás del británico en la etapa que unió Pisco-San Juan de Marcona, ahora logró ubicarse segundo en la clasificación, delante de varios candidatos, como Pablo Quintanilla, Toby Price, Matthias Walkner y Joan Barreda Bort.

"Fue una muy buena etapa, muy dura, sobre todo físicamente. En los médanos, las dunas estaban blandas. En una de ellas me enterré, no pude sacar la moto y en otra tuve una pequeña caída. Sobre el final pude tomar la punta", comentó Benavides ni bien arribó al campamento de San Juan de Marcona.

G.I

Compartir

Comentarios