Estuvieron acompañados por el Defensor del Pueblo, Fernando Juri Debo.

El vicegobernador, a cargo del Poder Ejecutivo, Osvaldo Jaldo, se reunió en Casa de Gobierno con el presidente del Colegio de Farmacéuticos, Emilio Alvez, y representantes del sector, quienes estuvieron acompañados por el Defensor del Pueblo Fernando Juri Debo.

En el encuentro, solicitaron al Gobierno dar marcha atrás con el aumento de alícuotas de los Ingresos Brutos para actividades de comercio. La nueva normativa, sancionada en diciembre pasado por la Legislatura, afecta principalmente a los servicios que prestan las farmacias, que no fijan precios y no pueden trasladar los aumentos impositivos a los costos de los medicamentos, explicaron.

Luego de haber cambiado las alícuotas en la última reforma del Código Tributario de la Provincia (de un 2,5% a un 3,5%) a las farmacias se les hace imposible seguir prestando servicios, sobre todo, a las obras sociales”, expuso el Defensor del Pueblo.

En ese sentido, Alvez precisó que “la más afectada terminaría siendo la población, porque la mayoría de los ciudadanos tiene Subsidio de Salud, PAMI, OSDE y diferentes obras sociales”. La prestación de servicios y descuentos de parte de las farmacias se vería resentido porque los establecimiento tributan “casi el 50% de su ganancia en bonificación para obras sociales”.

jaldo-defensor-del-pueblo (1)

“Con el cambio de alícuotas, las farmacias no pueden trasladar ningún precio a ninguna parte y tampoco pueden seguir prestando un servicio para el que no están financieramente, ni económicamente preparadas”, añadió el presidente de Farmacéuticos.

Alvez destacó el diálogo y el compromiso de Jaldo para arribar una acuerdo: “el Vicegobernador entendió perfectamente y vio que los números son negativos para prestar el servicio a las obras sociales. Se comprometió, cuando regrese el Gobernador, Juan Manzur, a tratar del tema; haremos una presentación para llegar a un acuerdo favorable”.

Juri, por su parte, concluyó que “los remedios no son un producto comercial cualquiera, son un bien social que tienen un costo fijo que la farmacia no puede crear ni aumentar”, por lo que se buscará preservar el funcionamiento de las droguerías.

Del encuentro también participaron: Claudio Guevara, representante del Círculo Farmacéutico del Sud; Norma Pedraza, por el Sindicato de Empleados de Farmacia, y Sergio Barelari , presidente de la Asociación de Farmacias de Tucumán.

G.I

Compartir

Comentarios