La Dirección de Comercio Interior busca que se respeten los derechos de los consumidores y garantizar que los productos se encuentren en condiciones y no exista sobreprecios.


La Dirección de Comercio Interior de la provincia (DCI) montó operativos de control de precios en distintas villas turísticas. Buscan que se respeten los derechos de los consumidores y garantizar que los productos se encuentren en condiciones y no exista sobreprecios.

Año a año, los inspectores de la DCI diagraman inspecciones en San Pedro de Colalao, Tafí del Valle, El Mollar, Amaicha y Colalao. En ese sentido, Francisco Nader, director de la repartición, explicó que “en los controles verificamos que los locales cuenten con la exhibición de precios y que se respete el pago con tarjetas. Es una obligación, salvo algunos rubros, que los comercios exhiban los precios a fin de garantizar que el consumidor sepa de antemano lo que pagará por lo que quiere”.

“Estamos haciendo hincapié en los hoteles, hosterías y campings. Además se inspeccionan comercios, supermercados y locales. En esta actividad no hemos recibido denuncias sobre sobreprecios. En caso  de que se detecte una infracción se aplicará el reglamento de sanciones. Queremos que los locales cumplan con las normativas”.

Además de la exhibición de precios, los inspectores inspeccionan las fechas de vencimientos y el estado de los productos. “Los controles se van a extender durante todo el mes de enero y febrero. Hay una guardia trabajando en la capital, pero consideramos importante intensificar los controles en las puntos veraniegos”, finalizó el funcionario.

G.I

Compartir

Comentarios