Los popes sindicales están acusados de asociación ilícita y extorsión. Fueron denunciados por Vidal y por empresarios del sector.


La gobernadora María Eugenia Vidal lo había advertido: se quejó públicamente y nunca terminó de digerir la paralización de las obras en las rutas 51 y 60 en Bahía Blanca. Ahora la Justicia le hizo un guiño a su reclamo y descabezó a la cúpula de la UOCRA Bahía Blanca, liderada por Humberto Monteros, al ordenar las detenciones de los popes sindicales en 19 allanamientos simultáneos en Monte Hermoso, Coronel Suárez y Bahía Blanca esta madrugada en una causa por asociación ilícita y extorsión.

Según informa La Brújula 24, el líder del sindicato local, distanciado de la conducción nacional de Gerardo Martínez, Humberto Monteros, fue detenido en una vivienda de la localidad balnearia de Monte Hermoso.

Según indicó el fiscal General Juan Pablo Fernández a radio El Mundo, en el allanamiento en Monte Hermoso detectaron que Monteros tenía en su poder tres bolsas con pesos, euros y dólares y también drogas. También se realizaron operativos en Coronel Suárez y en Bahía Blanca.

Tras la denuncia de Vidal y de empresarios del sector, el fiscal General Juan Pablo Fernández empezó el caso de oficio y ahora quedó en manos del fiscal Gustavo Zorzano, que recabó información e instruyó a la policía Bonaerense para que realizara los operativos.

Tras la detención del gremialista Juan Pablo "Pata" Medina en septiembre del año pasado, Vidal fue más allá y se animó a apuntar públicamente contra las opacas prácticas de la UOCRA en Bahía Blanca: "Están paralizadas (las obras) y tienen serias dificultades por decisión de un delegado de la UOCRA, Burgos, que no solo pide una remuneración que no estaba en el convenio sino que además quiere obligar a los contratistas a contratar determinados proveedores de comida, transporte, equipamiento en un acto que claramente es corrupto. Es una mafia que afecta el trabajo de la gente", había lanzado la gobernadora.

G.I

Compartir

Comentarios