Lo anunció Peña en conferencia de prensa, tras la primera reunión de Gabinete del año. Qué dijo sobre Francisco.

El presidente Mauricio Macri no convocará a sesiones extraordinarias en febrero. El anticipo lo hizo el jefe de Gabinete Marcos Peña en conferencia de prensa, en Casa Rosada, tras la primera reunión del año con el mandatario y los ministros. "El Presidente va a trabajar a partir de su mensaje del 1° de marzo en un calendario legislativo para de esta forma poder dar todos los ámbitos de debate", dijo el funcionario, en relación a la apertura de las sesiones ordinarias en el Congreso.

El mensaje se produce después de que la Casa Rosada postergara hasta abril el proyecto de reforma laboral, una de las leyes consideradas "imprescindibles" por el Presidente en su cruzada para atraer inversiones. La iniciativa no se trató en sesiones extraordinarias de diciembre por falta de respaldo y ahora el oficialismo apuesta a conseguir el apoyo tanto de un sector del PJ como de la CGT para sancionarla.

El funcionario adelantó que en las próximas semanas anunciarán "una nueva organización de Ley de Ministerios que va a reducir un 20% los cargos políticos", una señal del Gobierno en su mensaje de reducción del déficit fiscal, tras la nueva eliminación gradual de los subsidios a los servicios públicos, además de los criticados cambios en la fórmula de actualización de las jubilaciones y Asignación Universal por Hijo (AUH).

Además habló de la visita a Chile del Papa Francisco y sobre el rechazo del Sumo Pontífice de viajar a la Argentina. "Nosotros no consideramos que haya ninguna cuestión política en su no visita a Argentina: es su casa y no necesita invitación. Él considerará cuando sea el mejor momento para visitarnos. Lo esperamos con los brazos abiertos", expresó el funcionario.

También defendió el súper DNU para "desburocratizar" el Estado: lo calificó como "muy importante, porque elimina trabas y normativas que habían quedado obsoletas" y dijo que el decreto acelerará procesos y le dará mayor competitividad a la economía. Argumentó que tiene el carácter de "urgente" para "fomentar la inversión y poder cumplir el objetivo de salir de la pobreza".

Por otro lado dijo que es "muy importante" que "la sociedad se comprometa" con la meta inflacionaria del 15% que planteó el Gobierno para el este año porque, dijo, la lucha contra la inflación es de "todos los sectores". "Vamos a trabajar en el marco de las paritarias libres para, sin perjudicar al trabajador en su salario real, lograr comprometernos todos con esta búsqueda de la meta del 15 por ciento", expresó el jefe de Gabinete.

Además dijo que el Gobierno no entiende que "ningún sindicalista ni sindicato sea un escollo para la Argentina", en medio del avance de la Justicia en la causas por corrupción en los gremios y las detenciones de referentes de las asociaciones. En particular sobre el líder de los Camioneros Hugo Moyano valoró la "relación de muchos años" que mantienen con él y el hecho de haber podido avanzar "en temas particulares", con lo cual -indicó- "son cuestiones independientes las causas que pueda haber en la Justicia" en su contra.

Compartir

Comentarios