Lo dijo el ex diputado nacional, Ricardo Alfonsín, quien recordó la figura de Arturo Illia, a 35 años de su fallecimiento, aprovechando para dejar en claro cuáles son las características de un "político de raza". El hijo del ex presidente habló de la UCR y de Cambiemos.



A 35 años del fallecimiento de Arturo Illia, Ricardo Alfonsín recordó y destacó algunas de sus virtudes, teniendo en cuenta que tuvo varias oportunidades de verlo a partir de la relación que mantenía con su padre, el ex presidente Raúl Alfonsín.

"A Don Arturo le pasaba lo que le pasa al partido, no podía ser diferente. Illia además de ser un gran republicano, de ser un hombre muy decente, fue un hombre que defendió muchísimo los intereses del país y fue por esto que fue golpeado. No fue por decente, ni por ser republicano que le dieron un golpe y lo expulsaron del poder, fue por ser radical. Ser radical es mucho más que ser republicano", manifestó el ex diputado.

Recordó que "Don Arturo era una persona extraordinaria, muy culta, yo diría que son muy pocos los políticos que tenían la formación y el nivel de Don Arturo, y cada es más difícil encontrar más políticos que estén tan formados", admitió.
  
Para Alfonsín, "es posible que haya políticos honestos porque no está inevitablemente asociada la política a la corrupción, a la indecencia". Aunque dejó en claro que "el político de raza es el que se dedica a esto, sacrificando los intereses personales, esos son los verdaderos políticos, no los que llegan durante cuatro años y se van o los que son funcionarios". 

El dirigente de la UCR cuestionó las acciones de la derecha y consideró que "a raíz de la pérdida de autonomía en la política es como la política se ha ido entregando a los grupos económicos, a los mercados, al sector financiero, y eso es algo que hace sufrir al conjunto de la sociedad porque si los que gobiernan son los grandes grupos económicos, los grandes grupos financieros, seguramente las decisiones que se toman desde la política no serán las que se hubieran tomado si la política tuviera más autonomía". 

"Hubo otros presidentes, líderes que fueron de la derecha, pero que jamás renunciaron a la autonomía. Usted cree que Charles de Gaulle o  Winston Churchill se hubieran bajado los pantalones como se bajan algunos frente a los grandes grupos económicos?", preguntó. "Esto es lo que tiene que ponerse a pensar la derecha, tiene que reclamar la autonomía de la política, tiene que ser autónoma de la economía, la que tiene que gobernar es la ciudadanía a través de los políticos, no los mercados. Algunos parece que se sienten muy cómodos en esta suerte de impotencia creciente de la política", enfatizó. 

Para Alfonsín, Cambiemos "es un frente que reúne a fuerzas distintas. Cuando conformamos Cambiemos dijimos que no acompañaríamos las cosas que creyéramos que no eran buenas para el país, pero nada de eso hicimos, hemos actuado como convidado de piedra, hemos actuado de manera de acrítica", criticó. 

Según el Doctor, que un presidente sea honesto no garantiza que  realice una buena gestión en pos del bienestar del pueblo. "Puede haber un presidente que sea muy buena gente, muy honesto, incluso muy republicano, pero que se le ocurra subir las retenciones, o arancelar la universiad pública, o que se le ocurra que los pobres tienen que pagar los impuestos, o que se le ocurra que hay que abrir de manera indiscriminada la economía, o que se le ocurra que el dólar tiene que ser de un valor tal que impida las importaciones, ese presidente puede ser muy honesto, muy republicano, pero va a hacer unas cagadas enormes me parece", opinó. 

Alfonsín consideró, además que "hoy la sociedad se despolitiza, se despartidiza y los partidos políticos hacen lo mismo, se despolitizan, se disedeologizan y parece que militan en los medios de comunicación. Antes nos preguntábamos que diría Illia, Irigoyen o Alem, hoy nos preguntamos que van a decir los medios", señaló. 

Por último, se refirió a las críticas que recibió el Papa Francisco al no venir a la Argentina y sostuvo que "se enojan con el Papa porque, entre otras cosas, dijo que los grandes problemas de miseria y de exclusión que vivimos tienen que ver con una ideología que absolutiza el mercado y que le niega al Estado el derecho a luchar por el bien común, eso es lo que más le molesta a los grupos dominantes, a los que están poniendo esta revolución de los ricos, la revolución plutocrática, la revolución neoliberal que está en marcha en el mundo".

Alfonsín consideró que a "los partidos progresistas, de izquierda o de centro-izquierda nos falta imaginación, coraje para comulgar una alternativa que sea capaz de encolumnar a la sociedad detrás de un esfuerzo conjunto. Si nos resignamos, si no somos capaces de pelear, de poner en práctica inciativas que desafíen a esos poderes, vamos a seguir transitando el camino hacia la construcción de sociedades cada vez más injustas", advirtió. 

G.I

Compartir

Comentarios