El hombre de 41 años quedó detenido y declaró que sufrió un ataque de epilepsia.

Un conductor perdió el control de su auto e irrumpió, anoche, en el paseo icónico de la playa de Copacabana, en la zona sur de Río de Janeiro (Brasil) y atropelló a quince personas, entre las que murió un bebe de ocho meses. Los peatones pasaban por la Avenida Atlántica, a la altura de la calle Figueiredo de Magalhães, sentido a Leme.

El auto atravesó la ciclovía, el paseo y, recién paró en la arena por lo que hirió a personas que estaban en la orilla. Según trascendió, una de las principales hipótesis dice que el conductor es epiléptico y tuvo un ataque al volante por lo que perdió el control del vehículo.

Los heridos fueron trasladados de inmediato a distintos centros sanitarios con lesiones de diversa consideración aunque, según fuentes policiales consultadas por la agencia EFE, al menos hay dos en estado grave, además del bebe fallecido, que aparentemente estaba en un cochecito que fue embestido por el vehículo fuera de control. Según el portal O Glob o, siete adultos y dos niños fueron trasladados al Hospital Miguel Couto, en el barrio de Gávea, y otros heridos fueron llevados al Hospital Souza Aguiar, en el centro de la ciudad.

Según explicó la Policía Militar, el conductor fue llevado a la comisaria. Además de esta entidad, como resultado del accidente, están trabajando los bomberos y el Centro de Operación del Ayuntamiento (COR) en la atención a las víctimas del atropello.

Testigos declararon que el vehículo, un Hyundai i30 negro, circulaba a gran velocidad, aunque el tráfico en la zona a la hora en que se produjo el accidente acostumbra a ser lento, y que el conductor giró repentinamente hacia la derecha y se subió al paseo.

"Había mucha gente en la acera, había incluso gente debajo del auto", relató una turista argentina que presenció el suceso.

"Las sillas volaban, no nos dimos cuenta de que era un coche hasta que vimos a la gente en el suelo y había un bebé herido", añadió.

La playa Copacabana, la más turística de Río de Janeiro, se mantiene abarrotada en las noches del verano austral, con gente que sale a correr y pedalear por su ciclovía, mientras que otros llegan para reunirse en sus quioscos.

El consulado argentino no tiene información de víctimas argentinas.

G.I

Compartir

Comentarios