"Es un gran honor estar en la capital de Israel, Jerusalén", dijo Mike Pence. Es la primera visita de un funcionario de alto rango a la Ciudad Santa, tras la declaración de Estados Unidos.


El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, aseguró el lunes en el Parlamento israelí que la embajada de Estados Unidos abrirá en Jerusalén antes de fines de 2019, luego de la decisión del presidente Donald Trump de reconocer a la Ciudad Santa como capital de Israel.

"Jerusalén es la capital de Israel y, como tal, el presidente Trump dio por instrucción al departamento de Estado iniciar inmediatamente los preparativos para mudar la embajada de Estados Unidos a Jerusalén (...). La embajada de Estados Unidos abrirá antes de fin del año próximo" en Jerusalén, dijo bajo los aplausos.

"El mes pasado, el presidente Trump escribió la Historia. Corrigió una injusticia vieja de 70 años, mantuvo su promesa con el pueblo estadounidense al anunciar que Estados Unidos reconocería finalmente a Jerusalén como capital de Israel", dijo en un discurso ante el pleno del Parlamento israelí.

Asimismo, Pence subrayó que Estados Unidos insta a los dirigentes palestinos a regresar a la mesa de negociaciones: "La paz sólo puede llegar con el diálogo", agregó. La dirigencia palestina congeló los contactos oficiales con Washington tras el anuncio de Trump.

Pence también habló sobre el pacto nuclear con Irán y lo tildó de "desastre" y advirtió de que si no se arregla, "EE.UU. se retirará inmediatamente".

Pence dijo que Estados Unidos impedirá a Teherán tener armas nucleares y precisó que, como dijo Donald Trump, se retirará del acuerdo "inmediatamente", "cualquiera sea el resultado de las negociaciones".

Más temprano, al ser recibido por el primer ministro Benjamin Netanyahu, Mike Pence afirmó que es un honor visitar "la capital de Israel, Jerusalén".

Pence es el primer funcionario estadounidense de alto rango en visitar la ciudad santa desde que el presidente Donald Trump anunciara el 6 de diciembre su decisión de reconocer de forma unilateral Jerusalén como la capital de Israel, desatando una ola de protestas palestinas y condenas internacionales.

"Es un gran honor para mí estar en representación del presidente de Estados Unidos en la capital de Israel, Jerusalén", declaró Pence, agregando que espera que se inaugure una "nueva era" para "nuevas conversaciones sobre una solución pacífica" del conflicto entre Israel y los palestinos.

El vicepresidente fue recibido por una guardia de honor a su llegada a la residencia de Netanyahu. El primer ministro israelí manifestó durante la ceremonia: "Esta es la primera vez que estamos aquí y que los dos líderes podemos decir estas tres palabras: 'Jerusalén, la capital de Israel".

Netanyahu agradeció la "histórica" decisión de Estados Unidos y subrayó que nunca antes la alianza entre los dos países había sido tan sólida.

G.I

Compartir

Comentarios