Los tres jueces del tribunal de apelación de Porto Alegre ratificaron el fallo de primera instancia y extendieron su pena a 12 años de prisión. Qué puede pasar con su candidatura.

Los tres jueces del tribunal de apelación de Porto Alegre confirmaron el fallo de primera instancia contra Luiz Inácio Lula da Silva y extendió su pena a 12 años y un mes de prisión por los presuntos cargos de corrupción y lavado de dinero. 

Así lo decidieron los magistrados João Pedro Gebran Neto y Leandro Paulsen, en respaldo del fallo del juez de primera instancia, Sergio Moro, quien había sentenciado al expresidente a 9 años de prisión.

Gebran consideró que por la posición que ostentaba, "su culpabilidad es extremamente elevada", y agregó que "el expresidente fue uno de los articuladores, si no el principal, del amplio esquema de corrupción" en Petrobras, del que "tenía conciencia" y al que "daba soporte", sentenció.

Paulsen destacó que Lula incurrió "por acción y omisión" en la práctica criminal de Petrobras, al sostener en los cargos a los directivos de la estatal que cometieron crímenes. El jurado afirmó que quien ocupa el cargo presidencial no está "por encima del bien y del mal". Aún se espera el veredicto del tercer integrante del jurado de aplecación, el magistrado Victor Ruiz Dos Santos Laus.

El fallo es clave para el destino del dirigente del PT, de 72 años, que no estuvo presente en la lectura del veredicto. En caso de confirmación de la condena, el ex mandatario podría ver amenazada su participación en las elecciones presidenciales de octubre, en las cuales aparece como favorito en los sondeos.

En esta causa judicial, una de las siete abiertas en su contra, el ex jefe de Estado responde por presuntos sobornos recibidos de la constructora OAS a cambio de favorecer a la compañía en contratos con la petrolera.

Fuente Perfil.com

Compartir

Comentarios