Dentro de los vagones todavía hay gente atrapada. Siguen las tareas de rescate.

Faltaban minutos para las 7 de la mañana cuando el tren empezó "a temblar". Un instante después hubo un intento por frenar y un golpe violento. Al menos tres personas murieron y otras 90 resultaron heridas por el descarrilamiento que se produjo a unos 40 kilómetros de la ciudad de Milán, en Italia.

Dos de los vagones quedaron atravesados en las vías y los equipos de emergencia y los bomberos siguen trabajando en el lugar para rescatar a los pasajeros que todavía están atrapados adentro.

Según los primeros informes el accidente tuvo tres víctimas fatales y un centenar de heridos, diez de ellos en estado crítico, que están siendo trasladados a los hospitales más cercanos.

Aunque todavía no se conocen las causas del descarrilamiento, la principal hipótesis es que se produjo en un punto de cambio de vías, por una falla técnica en ese tramo.

G.I

Compartir

Comentarios