Expuso como jefe del G20 en el Foro Económico, ante líderes mundiales. Convocó a invertir en el país e insistió en el combate a la pobreza.


En su exposición en el Foro de Davos como líder del G20, Mauricio Macri adelantó que el Mercosur y la Unión Europea "están cerca de llegar a un acuerdo" de libre comercio y dijo que se trata de "una oportunidad sin par". Además convocó a invertir en el país e insistió en el combate contra la pobreza como uno de los ejes de su gestión.

"Después de décadas de haber permanecido aislados del mundo entramos en una nueva fase y podemos cumplir un papel significativo a nivel mundial", afirmó. "La economía está cobrando auge, la inflación alcanzó el menor nivel en una década, los salarios se recuperaron y bajaron la pobreza y el desempleo", expresó el mandatario.

Como líder del G20, expresó que la Argentina quiere "transmitir la voz de toda la región sudamericana" e indicó que la agenda del futuro debe enfocarse en "el empleo, inversiones en educación y fomentar la inversión privada".

En relación a su gestión, afirmó: "Bajamos la corrupción, que genera una gran ineficacia y destruye el empleo. Creamos un nuevo entorno y marcos normativos que generan nuevas oportunidades", indicó el mandatario. Además consideró que el país va "bien encaminado" para ser un "interlocutor mundial" y que el principal compromiso es "reducir la pobreza".

"Ningún otro país tiene mayor potencial que Argentina", dijo Macri, que destacó la potencialidad del país en el campo de las energías renovables y de la minería. Además aseguró que el país podría alimentar "a más de 400 millones de personas".

Por otro lado criticó al kirchnerismo: "La Argentina dejó atrás su experimento populista", dijo el Presidente, al hablar ante líderes mundiales. Además destacó que se alcanzó un "consenso político en torno a una agenda de reforma permanente", en relación a los cambios previsionales y tributarios.

También volvió a cuestionar al régimen de Nicolás Maduro en Venezuela: dijo que no es "nada optimista", en relación a la posibilidad de que pueda haber cambios en ese país, porque "no es una democracia". Además habló de "falta de respeto a los derechos humanos" y de "sufrimiento de muchos ciudadanos".

El jefe de Estado viene de tener reuniones clave en la Casa Argentina, el espacio organizado especialmente para los encuentros en el foro. Macri dialogó con la canciller alemana Angela Merkel, a la que le pidió respaldo para las negociaciones del Mercosur con la Unión Europea. En este sentido dijo que "están cerca de llegar a un acuerdo" y que se trata de "una oportunidad sin par".

En la previa, además de Merkel, Macri también se vio con la reina Máxima de Holanda, el primer ministro de Canadá Justin Trudeau y el fundador y CEO de Microsoft Bill Gates, con el que dialogó sobre temas de salud, educación y seguridad alimentaria, vinculados con la agenda de la presidencia argentina del G20, cumbre que se desarrollará a fin de año en nuestro país.

Tras exponer en el plenario del Foro dio una conferencia de prensa en el Media Village del Centro de Congresos de Davos. Luego seguirá con su gira por París, donde encabezará un desayuno de trabajo con directivos de compañías miembro del Movimiento de Empresas de Francia y luego será recibido por el presidente Emmanuel Macron en el Palacio del Elíseo.

Los lineamientos de Macri al frente del G20

Al estrenar el cargo en noviembre pasado, en el Centro Cultural Kirchner, el Presidente planteó los lineamientos de su liderazgo al frente del grupo. Habló de "futuro del trabajo", "infraestructura para el desarrollo" y "un futuro alimentario sostenible".

Macri adelantó que expondría las preocupaciones de la región en el centro del G20, "construyendo consenso para un desarrollo equitativo y sostenible". Además habló de"aprovechar las oportunidades globales para incrementar el empleo, la inversión, las exportaciones y elevar la educación, la ciencia".

Uno de los ejes, indicó, sería el de la reducción de la pobreza. "Nuestra visión para el G-20 es la de un grupo de países que cooperan para generar crecimiento inclusivo", anticipó el mandatario.

"Somos un país con una identidad plural, la diversidad está en nuestro ADN y sustenta nuestra tradición de paz y convivencia pacífica. Nuestro lenguaje es el de la justicia y el consenso. Nuestra diplomacia se basa en el poder de la norma, no la norma del poder", afirmó.

G.I

Compartir

Comentarios