Contó a los micrófonos de LV12, Patricio Paz, el tucumano ganador de una Estrella de Mar.Fue elegido Mejor actor protagónico en comedia dramática.

Estudió con Julio Chávez y otros maestros. Hoy vive de la actuación.

"Fue una decisión que me costó mucho,mis viejos no querían que me vuelva, imaginate desde Canadá volver a Buenos Aires", recordó el actor. "Hasta los 33 años trabajé de contador y sentí un llamado muy fuerte que quería ser actor."

"Ganar este premio fue una locura , no está dedicado a actores de teatro alternativo, es puramente comercial, yo tenía fé pero estaba al lado de estos grandes" contó Patricio.

"Tengo una felicidad inmensa de haber logrado esto".

 

 

En el Teatro Auditorium de Mar del Plata se aprestaban a entregar el último premio Estrella de Mar 2018, nada menos que en el rubro Actuación protagónica de comedia dramática. En un video el conductor enumera a los nominados: “Antonio Grimau, por ‘Filomena Marturano’; Facundo Arana por ‘Los puentes de Madison’; Luciano Cáceres, por ‘El ardor’ y Patricio Paz, por ‘La música y el viento’”.

El último nombre casi no se escucha, tapado por el griterío del público ante la mención de los famosos. Al anunciar el nombre del ganador el locutor duda un poco: es el último.

“Para mí haber ganado fue una locura. Es una terna en la que no se nomina actores en ascenso, sólo conocidos y con trayectoria. Y me nominaron en la terna comercial, lo que no es común porque las ternas están bien diferenciadas entre lo alternativo y lo comercial. Ya con la nominación yo estaba superfeliz. Pero tenía una esperanza, y se dio. Creo que nadie lo esperaba”, declara Patricio Paz, tucumano de nacimiento, contador público que partió de la provincia en 2000 hacia Buenos Aires. Luego vivió unos años en Canadá, y volvió a Argentina decidido a abrazar su vocación de actor. Para ello se formó con maestros prestigiosos como Julio Chávez, Augusto Fernández, y Santiago Doria, entre otros. Poco a poco se le empezaron a abrir puertas y escenarios en castings, cortos, publicidad y en el circuito de teatro alternativo.

En 2017 protagonizó junto a José Toccalino “Pobrecito”, obra sobre la vida de San Francisco de Asís, escrita y dirigida por Mariano Moro, que recibió dos nominaciones, pero esa vez no le tocó a Paz. “Con esta obra saldremos en gira por España en marzo, y a la vuelta, la idea es llevarla al interior”, anuncia.

Música y viento

Paz ganó el Estrella de Mar por su papel protagónico en “La música y el viento”, junto a Sofía González, en la obra que se estrenó en Buenos Aires en 2017. La autora y directora, Merceditas Elordi, había cosechado tres Estrella de Mar por su anterior obra, “Entropía o el orden de lo vano”.

“La música y el viento” transcurre en el desierto de Atacama. Es la historia de Julia, una joven investigadora científica dedicada al trabajo académico. En el contexto de su doctorado realiza su primera salida de campo para recolectar muestras de suelo en la puna jujeña. La acompaña Pedro, un baqueano conocedor del mundo natural que será su guía. Los desencuentros entre dos culturas, dos formas opuestas de ver el mundo, los llevan a vivir una situación límite donde el mayor conflicto se manifiesta con el ambiente, y el amor nace de la diversidad. En ese momento surgirá un vínculo de amor profundo que superará las barreras culturales y los prejuicios de clase.

“Es una comedia romántica. Ellos están varados, poco a poco van perdiendo fuerza y empieza a surgir el acercamiento entre ambos -explica Paz-. Para mí es un gran desafío porque hay un momento en que interpreto un tercer personaje, el marido de la doctora, que es un sádico. Creo que en ese aspecto se fijaron los jurados. Es una obra para toda la familia; transmite muchos valores; habla de limar asperezas. Tiene una parte musical: canto una baguala con una caja chayera”.

El actor destaca el hecho de que en Mar del Plata “La música...” subió a escena en el complejo Roxy, un teatro de primera, de Lino Patalano, con funciones a la gorra, como todo el teatro independiente. Ello posibilitó que la vieran familias de todo el país, y que corriera la recomendación boca en boca.

“Estoy que exploto -confiesa exultante-. Estudio canto, baile; sigo formándome. Para mí es un orgullo haber podido poner un poquito de Tucumán en Pedro Cantero, un sabio que conoce las leyes de la Pachamama, en una obra que es un canto a la vida. Estoy feliz de haber representado a un personaje que habla de mis raíces”.

 

Compartir

Comentarios