“Es una terapia diseñada con todas las normas internacionales. Era una limitación que teníamos y ahora vamos a contar con 16 camas”, contó el director del efector de salud, Luis Medina Ruiz.

 

 

En el hospital Avellaneda se atienden cerca de 2500 personas por día y recibe derivaciones de distintos lugares y principalmente descomprime con su guardia pediátrica al hospital de niños.
Manzur estuvo acompañado además por la ministra de Salud Pública, Rossana Chahla, y el secretario ejecutivo médico del SIPROSA, Gustavo Vigliocco, entre otros.

El titular del Ejecutivo provincial destacó que la obra tiene “tecnología de punta” y que “cumple con todas las normas de requerimiento de una terapia intensiva a nivel internacional”.

Manzur además ponderó la nueva terapia afirmando que “no tiene nada que envidiarle a la mejor terapia intensiva del país y a nivel internacional, y lo digo con conocimiento de causa. A partir de obras de esta características el Gobierno pone mucho, pero lo más importante que lo material es el recurso humano”. 

“Es un esfuerzo muy grande del Gobierno que arrancó en abril del año pasado y hoy ya es una realidad. Esto categoriza al hospital en otro nivel en el que podemos realizar otro tipo de cirugías y otro tipo de prestaciones y hacer el recupero de costos en algunas prestaciones que no podíamos hacer porque no estábamos catergorizados”, afirmó Chahla, quien además agregó que esta obra además descomprime el servicio de terapia intensiva de otros hospitales.

Compartir

Comentarios