La sorpresiva muerte de Débora Pérez Volpin conmocionó a todo el país.

Dentro del ambiente televisivo, todos salieron a expresar sus condolencias y la tristeza que les provocaba su partida. Mirtha Legrand se sumó al listado de los que enviaron saludos a la familia, pero la diva no solo se quedó con las palabras del comunicado que leyó, sino que expresó su opinión y un pedido de justicia que estaba fuera de libreto.

"Ahora investigan, dicen que tenía hepatitis, pero que cosa... ahora le van a echar la culpa a la pobre Débora. Pobrecita, por una endoscopía", comenzó diciendo. "Actuó muy tarde la justicia me parece, se demoró demasiado. Estos son comentarios míos que a alguno le va a molestar, pero bueno, yo los hago igual", continuó.

"Yo quede muy dolida con la muerte de Débora, me impresiono mucho. Cuando paso el cortejo por canal 13 salieron todos sus compañeros y aplaudían con lágrimas en los ojos, me emocionó tanto, tanto... era una mujer fantástica. No la traté mucho, pero estuvo en el programa el año pasado", expresó la conductora. "Pocas veces he conocido gente del ambiente cuya muerte haya sido tan lamentada, porque todo el mundo la adoraba. Además era muy inteligente, tenía una sonrisa preciosa, era un ser absolutamente encantador".

Antes de continuar con el programa volvió a reiterar el pedido de justicia. "Una pena la muerte, hay que investigar bien que ha sucedido. Por una endoscopia... todos nos hemos hecho una alguna vez, y es cerrar los ojos y ya se realizó. Muy extraño todo lo que pasó".

La explicación de Nelson Castro

Invitado a la mesa de Mirtha Legrand, Nelson Castro habló sobre la muerte de su compañera de trabajo. "Para nosotros fue muy duro humanamente, porque ocurrió durante el programa nuestro, fue realmente muy duro hacer frente a esa circunstancia", arrancó diciendo. "Era una mujer muy dulce que tuvo un final inesperado".

Después se dispuso a contar algunos detalles sobre el estado de la periodista y diputada. "Debora estaba perfectamente bien, era una amante de la natación y el domingo había estado nadando, tuvo un día normal. Venía sufriendo un dolor abdominal y tenía una hernia, por eso tenía turno para hacerse una endoscopia el miércoles a las 17. El lunes fue al hospital y como estaba con esta molestia decidieron internarla y adelantar el estudio. Se internó sin ninguna urgencia, le avisó a la gente del equipo que no se asuste porque iba a estar mejor preparada si se internaba", siguió relatando. "Antes del estudio se hizo una tomografía de abdomen, y también le hicieron un estudio de hígado, pero no le avisaron a la familia de ninguna irregularidad".

"La endoscopia comienza y a los cinco minutos la anestesista observa y dice que tenía dificultades respiratorias. Se suspende la endoscopia, y allí aparece una complicación que es un neumotórax, que produce una falta de oxígeno del cual no pudo salir. No fue un paro, hubo una dificultad cardíaca por falta de aire.", explicó Castro, que también es médico. "Se trató de hacer reanimación pero fue muy difícil. Fue un shock todo, en el hospital estaban la mamá y los dos hijos. Hay un elemento que hizo las cosas mas agravantes que fue la mala comunicación del sanatorio, la familia tampoco sabía mucho", agregó. "Tenía el hígado un poco inflamado, pero no tenía una hepatitis viral. La familia no tiene referencia de que haya habido líquido en el estómago, lo que pasó es altamente inusual".

Compartir

Comentarios