Familiares, amigos y compañeros de Cristián Peralta y Sergio Páez González no encuentran consuelo.

Tenían 43 y 37 años de edad. Realizaban recorridos preventivos en un móvil policial, cuando fueron advertidos de un hecho ilícito en el Parque 9 de Julio. Al llegar al lugar descendieron del vehículo y fueron ejecutados por dos supuestos delincuentes que se movilizaban en una camioneta Toyota Hilux.


Cristian Peralta  había sido padre hace un mes. Su esposa, también personal de la fuerza de policía de tucumán ,estaba de licencia.

 

Compartir

Comentarios