Se reanuda el juicio por el encubrimiento del crimen y por el homicidio de la joven.


Roberto Luis Gómez se someterá al interrogatorio de los abogados de cada una de las partes.

El testimonio se había aplazado el pasado jueves, minutos antes de las 20, debido a que el tribunal indicó que una vez iniciado el interrogatorio no podría interrumpirse hasta terminar.

Gómez estuvo preso de forma preventiva por más de tres años. Quedó detenido luego de acompañar a su padre a una citación de la Fiscalía IV de Diego López Ávila, en 2013.

La principal prueba en su contra es un informe que asegura que su chip de celular fue ingresado en el celular de la víctima, horas después del crimen.

Según la investigación, Gómez y un grupo no identificado de personas procedieron a retener contra su voluntad a Paulina, trasladándola primero hacia la zona de avenida Independencia al 1.200 y luego a Larrea al 400. Para el fiscal, uno de los sujetos procedió a estrangular a la joven y otro ─o la misma persona, no se pudo determinar─ arrojó el cuerpo en el lugar donde fue hallado.

La ronda de declaraciones continuará con el ex jefe de la Policía de Tucumán, Hugo Sánchez, y su entonces subjefe, Nicolás Barrera. Ambos accedieron a contar su verdad respecto a la participación que se les atribuye en el delito de encubrimiento agravado.

Por el contrario, se abstuvieron de prestar declaración el ex secretario de Seguridad, Eduardo Di Lella, Héctor Rubén Bito, ex titular de la Unidad Regional Norte, y WaldinoRodríguez, policía retirado.

Compartir

Comentarios