El origen del Día de San Valentín se remonta al año 270.

 

Por aquel entonces en el Siglo III gobernada en Roma el emperador Claudio II, el cual prohibió a los jóvenes soldados casarse y vivir en matrimonio porque pensaba que eran mejor y más valientes aquellos soldados que no tenían cargas familiares y se encontraban solteros.

En ese momento San Valentín ejercía como sacerdote en Roma. A San Valentín no le pareció bien la determinación que había tomado Claudio II, por lo que San Valentín comenzó a casar a los jóvenes en secreto, bajo el ritual de la Iglesia.
Al enterarse Claudio II de las prácticas de San Valentín no le pareció nada bien, por lo que ordenó su encarcelamiento y posteriormente su ejecución.

Los restos mortales de San Valentín se encuentran en la Basílica de San Valentín en la ciudad italiana de Terni y todos los años cada 14 de febrero se realiza un acto de compromiso entre todas aquellas parejas que quieren unirse en matrimonio al año siguiente.

Compartir

Comentarios