Al final, todo es culpa de la química. Aquí la respuesta de por qué nos enamoramos.

Todos alguna vez hemos pensado que el estar enamorados es una onda psicológica, pero ¡aguas!, porque, aunque no lo creas la culpa es de las hormonas y neurotransmisores. El Dr. Miguel Ángel Gómez Sámano, médico Endocrinólogo nos explica todo sobre las hormonas en cuestión del amor.

Seguramente cuando andas volado por alguien te saca de onda el pensar en: ¿Por qué me sonrojo? ¿Por qué se me acelera el corazón? ¿Por qué sudo tanto de las manos (¡horroooor!)? Y la respuesta es que esto es culpa de la química.

Muchos se la pasan soñando con encontrar al amor de su vida, pensando que todo será como en las películas de princesas, pero, sorry, en la vida real se necesitan químicos: si eres hombre debes tener niveles adecuados de testosterona y si eres mujer, de estrógenos, que son las hormonas que despiertan el interés o instinto sexual que nos empujan a buscar a alguien que nos apapache y nos haga piojito.

Cuando te topas con la persona que puede ser el amor de tu vida inmediatamente sientes una atracción que te hace soñar. Y real, aquí sí aplican todas las ñoñerías que te enseñan las chick flicks (te la pasas pensando todo el día en esa persona, se te quita el hambre y hasta el sueño). Ojo: los culpables de estas sensaciones son los neurotransmisores llamados dopamina, noradrenalina y serotonina.


Pero no todo es echarle la culpa a la química, sino también darle las gracias por acercarnos a esa persona que te mueve el tapete, mientras que la voluntad es la que hace que te avientes el paquete de amar a esa persona especial para toda la vida, aunque con el paso del tiempo se acabe la atracción o detalles que tenías al inicio.


Haz que el amor perdure
Las hormonas oxitocina y vasopresina son las responsables de querer tanto a una persona y como dice Gloria Trevi, por éstas nos damos cuenta de “lo que una chica por amor es capaz” (o un hombre también eh). Estas dichosas hormonas son las encargadas de que el amor perdure y dures mucho con una pareja.

“Me encanta como hueles”
¿Cuántas mujeres no se han sentido atraídas por el olor de un hombre? Y les lanzan sus “me encanta como hueles”, “hueles súper rico”, ¡ah!, pues esto se debe a que comparten información genética relacionada con la defensa del cuerpo contra virus y bacterias, es decir, los hombres más capaces de sobrevivir según la selección natural. Interesante, ¿no?

Compartir

Comentarios