La enfermedad en Argentina afecta al 0,7 % de la población adulta y al 1,2 % de la pediátrica. En 2017 en Tucumán se estudiaron 664 casos.

 

 A través de un trabajo interdisciplinario del área de Gastroenterología, la Unidad de Diagnóstico y Control de Enfermedad Celíaca atiende mediante consultorios externos y de manera espontánea.

Este servicio constituye un centro asistencial referencial. Dentro de la Unidad de Diagnóstico y Control de Enfermedad Celíaca, durante el 2017 se estudiaron 664 casos de celiaquía y 175 consultas. Esta patología en Argentina afecta al 0,7 % de la población adulta y al 1,2 % de la pediátrica.

Al respecto el doctor Juan Pablo Maidana, a cargo de la unidad, contó: “Esta es una enfermedad sistémica que no afecta solamente al intestino. También al área psíquica, a la piel y a diversos órganos con enfermedades asociadas. Con el aporte del nutricionista y de otras especialidades médicas, se ha convertido en un trabajo interdisciplinario”.

La patología se comienza a sospechar en aquellos personas familiares de pacientes diagnosticados con celiaquía. Puede ir con manifestaciones que no se noten, hasta un cuadro muy clásico como es la diarrea crónica y pérdida de peso (afecta en adultos solamente a cuatro de cada diez personas con enfermedades celíacas). Las manifestaciones pueden ser intestinales, como distención, dolores abdominales o extra intestinales (anemia, depresión, infertilidad osteoporosis en edades tempranas).

La secuencia diagnóstica inicia con la solicitud de estudios bioquímicos serológicos (anticuerpos), si estos anticuerpos son negativos , la enfermedad celiaca es improbable. En el caso que algún test serológico fuera positivo, el paciente deberá realizar un estudio llamado ‘Video Endoscopía Digestiva Alta’ para su estudio.

“Una vez que hay un estudio, por ejemplo un análisis de sangre (vinculado a la enfermedad celíaca), se debe confirmar el diagnóstico con una biopsia intestinal. En la mayoría de los casos, cumplidos estos requisitos se confirma la enfermedad celíaca y luego se comienza el tratamiento con una dieta libre de gluten: proteínas contenidas en alimentos derivadas del trigo, avena, cebada y centeno”, dijo el profesional.

Los consultorios externos del hospital trabajan articulados con la red del Centro de Atención Primera a la Salud, donde el paciente hace su consulta. De esa manera se solicita un turno o semanalmente se brindan turnos en el efector para todas las especialidades por demanda espontanea. El número mínimo de controles son: al momento del diagnóstico, al mes, a los tres meses, a los seis y anuales. Por semana el hospital recibe entre 8 y 16 consultas a esta Unidad.

 

Fuente: Ministerio de Salud Pública de Tucumán

 

ET.

Compartir

Comentarios