El servicio de Neurología del Centro de Salud aconseja tener ciertos hábitos. Alimentación adecuada y actividad física, son algunas de las claves.

 

 Julieta Mazziotti es miembro del servicio de Neurología del Hospital Centro de Salud y detalló una serie de recomendaciones a la población para tener una mente sana por más tiempo.

“Todos los hábitos que realiza una persona, mantienen el cerebro saludable: No es un órgano asilado, sino que también depende de cómo cuidar el resto del cuerpo; el mantenimiento de toda la circulación y las arterias sanas logra que el cerebro se mantenga bien”, especificó.

Alimentación saludable

La mitad del plato en el almuerzo y cena debe tener verduras: Lo ideal es consumirlas crudas para conservar todas las vitaminas e incorporar variedad de colores. Se puede incluir frutas como postres o entre comidas; pueden ser frescas, en ensaladas o asadas con cáscara. Reemplace la sal por perejil, albahaca, tomillo, romero y otros condimentos.

Actividad física

Realizar ejercicios aeróbicos (caminar) de diez minutos en adelante la mayor cantidad de días posibles durante la semana. Esto mejora la circulación general y cerebral.

Descansar

Dormir adecuadamente genera que todas las funciones del cuerpo estén mejor durante el día. Descansar ocho horas diarias es importante para el adulto y joven. Al no dormir bien, se produce estrés generando ansiedad, aceleración y esto repercute en las funciones neurológicas.

“La multitarea no ayuda al funcionamiento del cerebro y nos quita atención y contención en algunas cosas. Debemos tener una buena organización y tomarnos los tiempos para hacer cada cosa”, explicó Mazziotti.

Entrenar el cerebro depende de las etapas de la vida

-El niño entrena el cerebro estimulado permanente por la escuela, la familia y realizando actividad física. Esto hace que el cerebro vaya desarrollándose, además de tener en cuenta una buena nutrición.

-Por su parte, el adulto y joven realiza el entrenamiento del cerebro estudiando. Así desarrolla sus capacidades, o en el trabajo manteniéndose activo. Si uno puede realizar otra actividad diferente genera en la mente otro estímulo para que nuevas áreas se desarrollen.

-Mientras que en las personas de la tercera edad o cuando una persona se jubila, se debe buscar actividades nuevas sin importar la capacidad que tenga para hacerlo. El objetivo es tomar un nuevo conocimiento para estimular el cerebro y sociabilizar. Una persona que está contacto y habla con otras, está más saludable y se mantiene mejor en sus funciones cognitivas.

“También hay una técnica corporal diferente a lo que hacemos habitualmente. Lavarnos los dientes con la mano contraria a la de siempre o ir por diversos caminos al trabajo; cambiar algunas cuestiones de la rutina son estímulos para el cerebro”, finalizó la profesional.

Compartir

Comentarios