No se encontraron hasta el momento indicios de que se trate de un caso de gatillo fácil. Sin embargo, los uniformados seguirán siendo investigados.

 

 La Justicia dejó en libertad a los dos policías que eran investigados por la muerte del chico de 11 años, identificado como Facundo Burgos, que recibió un disparo durante esta madrugada en la zona de El Bajo.

Los investigadores, encabezados por la fiscala Adriana Giannoni, no encontraron hasta el momento indicios de que se trate de un caso de gatillo fácil, según lo que se informó. Sin embargo, los uniformados seguirán siendo investigados.

El subjefe de Policía, Francisco Picón, explicó que a las 1:30 de la madrugada en la zona del Parque 9 de Julio, motoristas del 911 observaron el paso de tres motocicletas tripuladas por conductores y acompañantes que circulaban de forma sospechosa. De acuerdo a lo que explicó el funcionario, los agentes iniciaron la intercepción de los vehículos cuyos ocupantes huyeron por avenida Benjamín Araoz, circulando en contramano y comenzaron a hacer disparos con armas de fuegos contra la policía, cuyo personal tuvo que repeler la agresión.

La persecución continuó hasta avenida Avellaneda y pasaje Río de Janeiro, una moto se detuvo y se cayó uno de los sujetos, al llegar los motoristas dieron con que la víctima era un menor de edad. Los agentes llamaron al 107 que intervino que trasladó al chico de 11 años al hospital Padilla, quien falleció a las 4.30.

El lugar del hecho fue preservado y se constituyó personal de la Fiscalía de turno, Policía Científica y Criminalística, quienes hicieron pericias de rigor. Además, se efectuaron averiguaciones en la zona que es muy concurrida por taxistas y limpiacoches.

La Justicia dispuso el secuestro de un revolver calibre 22 y del armamento policial. Los agentes prestaron declaración ante el Poder Judicial y no se dictaron medidas privativas de la libertad contra ellos.

 

Fuente: La Gaceta

 

ET.

Compartir

Comentarios