El ministro de Seguridad remarcó que la vida cotidiana se volvió más violenta.

El ministro de Seguridad, Claudio Maley, manifestó su preocupación por la escalada de violencia que hubo en la provincia en la última semana; en la cual se registraron 10 homicidios desde el domingo hasta el viernes.

“La violencia, los homicidios y crímenes ocurridos últimamente tienen dos ejes centrales. Por un lado, está el eje delictivo; aquellas personas que salen armados y cometen los crímenes e incluso que se enfrentan a la Policía. Por otro lado, está el eje de la violencia familiar y ciudadana; en las que los asesinatos se producen en el marco de peleas entre vecinos, entre la pareja, etcétera”, explicó.

Maley hizo énfasis en que la vida cotidiana “se volvió más violenta y que se perdió la tolerancia y el respeto hacia la vida del otro”, y que a raíz de eso, “hay una reacción desmedida por parte de las personas cuando se enojan”.

Maley dijo que “además de los dos ejes centrales, hay una infinidad de causas que desencadenan una situación de violencia. Sin embargo, todas estas confluyen en un punto: la inseguridad”.

Medidas

El ministro aseguró que el trabajo desde el Estado apunta a realizar una acción interinstitucional que pueda contrarrestar toda esta escalada de crímenes. “Es necesaria una fuerte intervención en la formación; que los padres y los maestros asuman la responsabilidad que tienen en la crianza de los más chicos. También desde la salud pública; los recursos no dan abasto. Se gastan millones en atender a personas que tuvieron un accidente de tránsito por consumir drogas y a heridos en peleas o robos.

Maley contó que el enfoque de la gestión está puesto en la prevención. “La fuerza tiene que intervenir para mantener el orden social en todos los ámbitos, no se pueden permitir civiles drogados, peligrosos y con armas; mucho menos se puede permitir que disparen contra agentes policiales, quienes tienen obligación de defenderse” concluyó.

Por su parte, la senadora Silvia Elías de Pérez dijo que “hay responsabilidades políticas en lo que está sucediendo”. “El avance de los narcotraficantes en los barrios, el control territorial de los dealers en alianza con la política y una cultura institucional de la prepotencia por sobre la ley son una mezcla demasiado peligrosa”, manifestó.

También expresó su preocupación la abogada Silvia Furque de Morfil, quien apuntó a la droga y a la falta de educación como las primeras causantes de los crímenes y de la inseguridad que se vive en la provincia. “Esta ola de violencia va en ascenso; la sociedad está acostumbrada a la falta de límites y a que todo esté permitido, incluso arrebatar la vida de otra persona”.

Fuente: La Gaceta

Compartir

Comentarios