Kyle Gilbert, fan de la saga cinematográfica, decidió construir el vehículo gigante de la República galáctica para sorprender a los visitantes de su iglesia.

Para realizar su réplica de un AT-AT, Gilbert trabajó con un equipo de 25 voluntarios. Nunca había creado algo de semejante escala (quería que el AT-AT fuera de más de 5 metros), sus ayudantes tampoco eran profesionales en la creación de objetos cinemáticos de Star Wars. Gilbert afirmó que la mayoría de su equipo nunca había utilizado herramientas eléctricas.

“Le enseñábamos a alguien cómo utilizar la herramienta y le vigilábamos cuando la utilizaba. Cuando aprendían a usarla, yo era su mayor fan”, comentó Gilbert. “Los voluntarios eran lo que hicieron que este proyecto fuera especial”.

Gilbert y su equipo tampoco tenían materiales profesionales. Utilizaron paneles de espuma aislante, pegamento especial para el material y madera contrachapada. En total, el proyecto costó aproximadamente $1.000.

Fuente: Gizmodo

Compartir

Comentarios