En el cortejo fúnebre del niño que perdió la vida en un enfrentamiento con la Policía se escucharon varios disparos. Incidentes en la cancha de Atlético. Marchan para pedir justicia.

Un policía fue herido el viernes pasado por una bala perdida cuando estaba jugando con su hija en el patio del jardín “Los Pollitos Azules”, que funciona en el predio de la Jefatura de Policía, en la calle Italia 2.700. 

Cerca de las 16, desde el jard{in de infante se escuchaba disparos que provenían del barrio Juan XXIII, conocido como “La Bombilla”, lugar donde vivía Facundo Burgos el niño de 11 años que murió en un enfrentamiento con la Policía. 

“Estaba apoyado en la hamaca cuando sentí un ruido, un reventón en mi brazo izquierdo. Enseguida comencé a sentir un fuerte ardor, como si me estuvieran quemando. Empezó a salir sangre y cuando presioné para detener el sangrado sentí algo duro dentro de mi piel”, relató Víctor Garrocho policía en La Gaceta. 

El agente estaba muy preocupado porque la bala cayó a menos de 20 centímetros de la cabeza de su hija. "Había más de 30 niños en el maternal, más sus padres y los agentes; tuvimos suerte que no haya ocurrido una desgracia”, dijo la esposa del policía.

La mujer llevó a su esposo a un sanatorio en la zona céntrica de la ciudad. Allí, los médicos le sustrajeron una bala del brazo y explicaron que, por fortuna, el plomo no había afectado nervios ni tendones.

Cortejo a los tiros 

Para despedir al niño, familiares y amigos recorrieron con el cajón desde La Bombilla hasta la cancha de Atlético. Allí, un grupo de personas que despedía los restos del niño violentó un acceso al “José Fierro” para ingresar con el cajón al estadio de 25 de Mayo y Chile.

La Comisión Directiva del club detalló los hechos. “A nuestro estadio llegó un cotejo fúnebre que intentó ingresar por la fuerza, hecho que fue impedido por los porteros, a pesar de haber sido amenazados con armas de fuego. Instantes después irrumpieron rompiendo uno de los portones que da a calle Laprida. Una vez en la tribuna, vulneraron también la división de las gradas con el campo de juego e ingresaron armados al césped, amenazando a empleados que se encontraban haciendo trabajos de mantenimiento”.

Hoy desde las 9 marcharan para pedir justicia por el joven. Comenzarán desde el barrio hasta tribunales penales. 

 

Foto La Gaceta. 

Compartir

Comentarios