La polémica decisión fue tomada por el propio presidente de la entidad

Un fuerte escándalo se generó en la Liga Tucumana de Fútbol en la última semana. Durante el pasado Día de la Mujer, el organismo mostró su postura apoyando a las mujeres contra toda forma de violencia, pero apenas unas horas después, cambiaron a las personas que formaban parte del departamento de fútbol femenino, dejando sin trabajo a las únicas mujeres que lo hacían en ese lugar. 

“Esto significa pisotear la lucha gestada hace más de 20 años por diversas mujeres, jugadoras, que a través de su resistencia lograron instalarse en el fútbol, disciplina que al ser de total dominio del hombre en nuestra sociedad, ejerce ese poder propio del género, discriminando a la mujer futbolista”, destaca el comunicado que subió el fan page Fútbol Femenino Liga Tucumana, donde se ve que la coordinadora María Cristina González, y las personas que colaboraban con ella, Elizabeth Fernández, Carla Ávila Raffo y Gabriel Mena fueron los afectados por la decisión del presidente de la Liga, Darío Zamoratte. 

González asumió en 2013, y mientras estuvo en su cargo, el crecimiento del fútbol femenino fue más que notable, en ese momento contaba con 8 equipos y alrededor de 200 jugadores, mientras que ahora hay 30 equipos y más de 800 futbolistas, además de haber creado el seleccionado provincial, realizar torneos interprovinciales y fue artífice de la incorporación de la Comisión de Fútbol Femenino en el Concejo Federal, representando a todas las ligas del NOA. 

“La lucha de estas mujeres es por la equidad de género y un atreverse a vencer la resistencia frente al poder masculino en el fútbol”, resalta el comunicado, y cierra: "Creemos que el fútbol es una cuestión de género y como tal las mujeres futbolistas no debemos dejarnos vencer y luchar contra la exclusión, discriminación y descalificación".

Compartir

Comentarios