El mandatario se dirigía a una reunión en la Franja de Gaza pero tuvo que suspenderla por el incidente

La primera visita a Gaza en cinco meses del primer ministro palestino, Ramdi Hamdala, se ha visto sacudida este martes con un atentado con bomba. Hamdala salió ileso, pero siete miembros de su escolta resultaron heridos en la explosión al paso de la caravana oficial de un artefacto, que causó daños en tres vehículos. Hamdala y Faraj tenían previsto reunirse en Gaza con la cúpula de Hamás para tratar de resucitar el moribundo proceso de reconciliación entre las facciones políticas palestinas, pero el atentado forzó la cancelación del encuentro.

Abbas responsabilizó a Hamás del atentado por no haber garantizado la seguridad para impedir el “vil y cobarde ataque contra la unidad del pueblo palestinos”, según un comunicado oficial difundido en Ramala, sede de las instituciones del Ejecutivo situada 20 kilómetros al norte de Jerusalén. "Hamás sienta un peligroso precedente", ha advertido un portavoz del Comité Central de Fatah, Hussein al Sheij. El movimiento de resistencia islámica condenó también a través de las redes sociales el atentado contra Hamdala, dirigido, según dijo, a sabotear los intentos de reconciliación entre las fuerzas políticas.

Compartir

Comentarios