El presidente estadunidense viajó a la zona fronteriza cerca de la ciudad de San Diego, en California, para elegir el modelo de muro que quiere construir en la frontera con México.

Trump quiso evaluar personalmente los ocho prototipos en danza con aspiraciones a convertirse en el muro más largo del mundo, todos ellos montados para su evaluación en las inmediaciones del área, en la zona industrial de Otay. La zona se cubrió de manifestantes a favor y en contra del muro, aunque el acceso al público fue cerrado con un estricto dispositivo de seguridad.

"Si no construimos el muro no vamos a tener ni siquiera país. Hay muchos problemas en México, tienen los carteles [del narcotráfico]. Nosotros estamos combatiéndolos, pero ellos no los combaten como nosotros", manifestó Trump ante uno de los ocho prototipos.

Fuente:La Nación 

Compartir

Comentarios