La red social eliminó un grupo de cuentas populares que se dedicaban a plagiar contenido y convertirlos en virales a espaldas de sus creadores originales.

Si hace pocas semanas Twitter hizo una importante limpieza de cuentas de usuarios conservadores y agresivos que enfureció a la extrema derecha (o alt-right, como se denomina ahora) de Estados Unidos, esta vez parece que los usuarios adictos a memes han sido los represaliados. Los nombres más destacados de esta limpieza serían Common White Girl, Dory o Finah.

Entre ellas, robaban el mérito de un chiste, una imagen o un vídeo a sus autores originales con el fin de tener muchos 'RTs' y 'favs'.La primera medida para frenar estas cuentas se implantó en Tweetdeck, la app que permite gestionar varias cuentas desde un ordenador. Twitter prohibió retuitear los tuits de las cuentas que estuvieran registradas bajo un mismo usuario de Tweetdeck. Y aunque esto no impedía hacer los 'retuit' a mano y por separado, complicaba bastante el proceso por el que funcionaban estas cuentas. 

Hecho esto, el siguiente paso para Twitter fue suspender los perfiles. Según Engadget, la red social considera que violan las políticas de spam que prohiben la duplicación masiva o la suplantación. No está claro si la suspensión es permanente, pues en la pasada purga, la de las cuentas conservadoras, algunas volvieron horas después de ser eliminadas. 

No está claro que Twitter vaya a acabar con esta clase de contenido (el robo de tuits que funcionan desde cuentas con muchos followers) porque el dinero está detrás de esta maquinaria: hay marcas que pagan por insertar sus contenidos en estas cuentas con tanto alcance.

Compartir

Comentarios