El físico británico tenía 76 años. Un legado para la ciencia.

El físico británico Stephen Hawking murió a los 76 años, confirmó un portavoz de su familia.

Hawking fue un físico teórico, astrofísico, cosmólogo y divulgador científico que sufría esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad neurodegenerativa progresiva que afecta a las neuronas del cerebro y la médula espinal.

"Estamos profundamente entristecidos porque nuestro querido padre falleció hoy. Fue un científico grandioso y un hombre extraordinario, cuyo trabajo y legado perdurarán a través de los años. Su coraje y su persistencia, junto a su brillantez y su sentido del humor, inspiraron a mucha gente alrededor del mundo", expresaron en un comunicado sus hijos Lucy, Robert y Tim.

Sus descubrimientos científicos

Hawking trabajó durante toda su vida en desentrañar las leyes que gobiernan el universo. Junto a su colega Roger Penrose, mostró que la teoría de la relatividad de Albert Einstein implica que el espacio y el tiempo tienen que tener un principio, que denominó “Big Bang”, y un final dentro de los agujeros negros.

Descubrió también que la combinación de las leyes de la mecánica cuántica y de la relatividad general desmentían incluso que los agujeros negros fuesen completamente negros, pues emitían una radiación, conocida como “radiación Hawking”. Considerado el heredero de Einstein, revolucionó la física con sus teorías del espacio-tiempo, el Big Bang y la radiación de los agujeros negros.

La divulgación

Hawking fue el científico más popular después de Albert Einstein y eso se debió a la importancia de sus descubrimientos, a su habilidad para comunicarlos y, también, a su impactante historia de vida. En 1988 publicó un libro clave, “Breve historia del tiempo”, que buscaba explicar a los no científicos las teorías fundamentales del universo. Se convirtió en un éxito de ventas.

Su enfermedad

La esclerosis lateral amiotrófica fue determinante en su vida, pero no le impidió desarrollar su importante producción científica ni comunicarla. Esta enfermedad, que ataca las neuronas motoras encargadas de controlar los movimientos voluntarios, es la que se hizo conocida por el famoso desafío Ice Bucket Challenge, al que también se unió.
A Hawking se la diagnosticaron muchísimo antes que eso, cuando tenía 21 años. Los pronósticos le daban poco tiempo de vida, pero él los superó. La enfermedad, no obstante, lo dejó progresivamente paralizado.
En 1985, sufrió una grave neumonía y los médicos aconsejaron retirarle la máquina que le mantenía con vida. Una traqueotomía lo salvó, pero lo dejó sin voz. Desde entonces utilizó un sintetizador electrónico para comunicarse.

El científico popular

El astrofísico no sólo se quedó con la divulgación “formal” de sus teorías, sino que se convirtió él mismo en una celebridad. Protagonizó numerosos documentales, hizo apariciones estelares en series como Star Trek, The Simpsons y The Big Bang Theory.

En esta serie, hizo cameos en siete episodios, como confidente del protagonista, Sheldon Cooper. También fue el conductor de la ceremonia inaugural de los Juegos Paralímpicos de Londres 2012, en las que animó “mirar a las estrellas, no a los pies”.

 

 

En Los Simpson, con Homero

Durante la escena, el físico manifiesta su interés por la teoría de Homero sobre el universo en forma de rosquilla.

 

 

Fuente: Clarín

Compartir

Comentarios