Virginia Posse es médica y trabaja en un CAPS de Villa Angelina.

Virginia Posse y Matías Figueroa no podían tener hijos. Después de dos años de intentarlo a través de distintos tratamientos, decidieron que lo mejor sería adoptar un niño. Sin embargo, sus planes se agrandaron y en vez de uno, fueron seis.

Ella es médica, tiene 44 años, trabaja en un CAPS de Villa Angelina y es docente de la Universidad Nacional de Tucumán, mientras que él criaba cerdos y ahora tiene una pequeña fábrica de chacinados.

Los niños tienen cuatro, seis, ocho, 10, 12 y 14 años. La identidad se encuentra reservada ya que, a pesar de los niños viven con sus nuevos padres y aprobaron todas las visitas sociales, aún se encuentran en un proceso legal de cambio de apellido. 

A su vez, Virgina tenía un hijo de un primer matrimonio que hoy ya tiene 22 años y que, según contó a este diario, le ayuda con todas las cosas y la apoyó en la decisión de tener nuevos hermanos.

El momento en el que se reencontraron

Según contó Virginia, los niños ya tenían la idea de que iban a ser adoptados en diferentes familias. Así que cuando le dieron la noticia de que todos irían a vivir juntos fue una felicidad única.

"Cuando nos conocieron ya nos querían desde el minuto uno. Nos abrazaron tan agradecidos", detalló Posse. Agregó además que cuando llegaron a casa, querían domir en el living comedor juntos, a pesar de que tenían sus habitaciones preparadas.

Ahora, los adolescentes duermen en una habitación y en la otra hay dos cuchetas para los más pequeños. 

Posse fue convocada por la producción de Mirtha Legrand para almorzar con la diva este domingo al mediodía. El caso conquistó a la conductora y a su equipo, por lo que llevará su historia a la pantalla chica. 

 

Compartir

Comentarios