A raíz del escándalo internacional de Facebook con Cambridge Analytica, la plataforma de imágenes anunció nuevas medidas de seguridad.

Instagram, la red social de fotografías propiedad de Facebook, anunció que redujo la cantidad de datos personales que los desarrolladores externos pueden extraer de la aplicación, en lo que medios especializados consideraron una medida para evitar un nuevo escándalo como el que sucedió con la red social y Cambridge Analytica.

Sin previo aviso, la plataforma restringió este fin de semana de 5.000 a 200 el límite de datos que pueden extraerse por hora por usuario a través de su API (la interfaz de programación), según publicó Tech Crunch.

La medida limita la cantidad de información a la que pueden acceder las aplicaciones que conforman todo un ecosistema en torno a la plataforma, como por ejemplo aquellas que ayudan a las personas a descubrir si sus seguidores las siguen o si interactúan con ellas, o las que analizan sus audiencias (algunas de las cuales son pagas).

Analistas citados por el sitio especializado sugirieron que el cambio, sobre el que la empresa no informó, es parte de las medidas anunciadas por Facebook para reforzar la privacidad de sus usuarios.

Precisamente, la red social de Marck Zuckerberg fue durante la segunda quincena de marzo el eje de un escándalo internacional después de que se conociera que la consultora británica Cambridge Analytica utilizó -a través de mecanismos habilitados técnicamente por la red social- datos personales de 50 millones de usuarios para construir un software que pudiera influir en las últimas elecciones presidenciales estadounidenses.

Compartir

Comentarios