Calles en mal estado y poca iluminación, son dificultades que padecen a diario quienes asisten a los establecimientos educativos. También se quejan por la existencia de basurales en la zona.

 Al recorrer los  distintos barrios de la ciudad de San Miguel de Tucumán, se puede encontrar puntos en común que están relacionados con las dificultades cotidianas que padecen los vecinos.

El barrio Lola Mora no es la excepción a dicho panorama. Al tomar contacto con la gente de la zona, se repiten los reclamos por los basurales, la poca iluminación y el mal estado de las calles.

Y uno de los temas críticos, es el deficiente acceso hacía las escuelas de la zona. Así lo detallan quienes a diario asisten los establecimientos educativos.  “Las calles de acceso están en muy mal estado”, explicó una conserje que trabaja en la escuela Media del  barrio Lola Mora. “El colectivo no pasa por el frente de la escuela”, agregó.

Otro de los vecinos dijo: "han pavimentado cuatro cuadras que no tienen circulación, y las cuatro cuadras que entran a la escuela no las han pavimentado.  A la escuela asisten 500 alumnos entre los turnos mañana y tarde.

Además aseguran que la zona es peligrosa y la poca iluminación también es una queja constante de la gente del barrio.

Mientras tanto, a pocos metros de la escuela primaria Delfín Jijena, hay un pasaje sin luz, lo que preocupa a los padres por la inseguridad que representa  para los alumnos.  “Nunca hay seguridad”, cuestionó una vecina.

Otro punto que reclaman los vecinos es que el colectivo tampoco pasa por frente del establecimiento. También hay agua estancada en algunas calles que representa complicaciones para llegar hasta el lugar.

Además de los inconvenientes en las adyacencias de las escuelas, la gente también reclama por los basurales de la zona, pérdidas de agua,  y la oscuridad en algunos sectores. 

Compartir

Notas Relacionadas

Comentarios