ADIUNT espera una respuesta desde el año pasado del intendente Alfaro, tras solicitarle una audiencia.


Tras el anuncio del municipio capitalino de la implementación del Boleto Gratuito para los estudiantes universitarios residentes en San Miguel de Tucumán, que recién se aplicará en 2019, cuando la deserción haya hecho estragos, la Asociación de Docentes Universitarios infomó que en junio del año pasado solicitó el beneficio tanto para alumnos como docentes de las distintas unidades académicas.

A mediados del año pasado ADIUNT había pedido una audiencia con Alfaro, atento al incremento de los costos de los materiales de estudios, el  tarifazo del transporte y los magros salarios docentes, pero la solicitud nunca fue respondida. 

El anuncio actual amenaza dejar fuera de este beneficio a miles de estudiantes, al ser limitado a los estudiantes regulares (o sea que hayan aprobado dos materias), "lo que sirve a su vez de excusa para dilatar la aplicación inmediata del boleto", sostienen de ADIUNT.

Desde el gremio señalan que limitar el boleto universitario sólo a los estudiantes regulares favorecerá la deserción de numerosos estudiantes que, por diversas razones, no pueden serlo en un ciclo lectivo determinado y que muchas veces son los que más apoyo necesitan para venir a clases y consultas.

"En igual sentido antieducativo opera la restricción a los estudiantes residentes de San Miguel de Tucumán. El boleto universitario debe ser para todos los estudiantes sea donde sea que residan", aseguran.

Por otra parte, insisten con que el boleto también debe abarcar a los docentes de la UNT que, en muchos casos, tienen sueldos de menos de $5000 pesos y gastos de transporte de más de $500 pesos.

Compartir

Comentarios