Esta ley apunta a modificar seis artículos y derogar uno de la actual norma que rige desde 1993. El primero es que todos los argentinos capaces y mayores de edad sean donantes, el segundo es designar el 20% del presupuesto del Incucai en capacitación a médicos, enfermero y personal de guardia.

El Salón Illia del Congreso de la Nación tuvo una concurrencia atípica: además de funcionarios y trabajadores de prensa, se presentaron padres de chicos trasplantados y a la espera de un órgano, acomáñados por un curso entero de niños uniformados y con la remera de la campaña “Multiplicate x 7”. Los chicos eran compañeros de Justina Lo Cane. Sus palabras fueron inspiradoras para un proyecto que busca modificar la actual ley 24.193 de donación de órganos y que tiene como principales metas acrecentar el número de donantes, además de  capacitar a más personal sanitario.

Cuando Justina pasó a otro plano, decidimos seguir porque su intención siempre fue ayudar a todos lo que podamos. Fue entonces que  buscamos asesoramiento en fundaciones y profesionales. De esas reuniones surgió la idea de modificar la ley actual para mejorar aspectos  asociados a lograr más cantidad de donantes y tener a profesionales más preparados”, señaló Ezequiel Lo Cane, padre de Justina.

“Con esta modificación, la única forma de no ser donante es que la persona se inscriba como no donante. De lo contrario, no van a haber situaciones confusas o entrevistas con la familia. Así se vuelve efectivo el hecho de ser donantes porque la mayoría de los argentinos no sabe cómo expresar su voluntad”, indico  Maria Jose Paggi.

Otra de las confusiones que destacó el equipo del senador Juan Carlos Marino fue la de aquellas personas que habían expresado su voluntad de donar al momento de presentar el DNI durante elecciones o bien en su registro de conducir, pero después verificaban que ese pedido no estaba registrado en el Incucai por haber faltado el cruce de información. En la nueva norma el artículo 3 prevé examinar la documentación del difunto para constatar en primera instancia su voluntad manifiesta e investigar si expresó su voluntad negativa en el Sistema Nacional de Información de Procuración y Trasplante de la República Argentina (SINTRA)

Durante la presentación, Paola Stello, madre de Justina, llamó a “los diputados y senadores de todas las bancas a que apoyen este proyecto que será infinito”, porque ayudará a salvar vidas. “Justina ya no está, pero tenemos la fuerza de acompañar a todos aquellos que están en la misma situación que ella, porque esto le puede pasar a cualquiera”, concluyó.

Compartir

Comentarios