Los tres jueces que firmaron la liberación del empresario analizan hacer un paso al costado en sus labores. Losa motivos son porque están en la mira del gobierno y una denuncia de la Corte Suprema.

El ministro de Justicia, Germán Garavano , dijo anoche que aceptarían la renuncia de Ballestero y que el Gobierno no objetaría el traslado de Farah.

De concretarse la salida de ambos, al tribunal le quedaría un solo miembro: Martín Irurzun, su presidente y el autor de la doctrina en la que se apoyaron muchas de las prisiones preventivas dispuestas contra los funcionarios kirchneristas.

Detrás de la estrategia para “limpiar” la Justicia Federal está la “mesa judicial”, que concentra a los asesores más cercanos a Macri en los temas de los tribunales. Ahora apuesta a que la auditoría sobre los juzgados que presentará el Consejo en estas horas los ayude a conseguir que más jueces den un paso al costado.

“Le aceptaríamos la renuncia a Ballestero”, dijo Garavano. “Reiteradas veces he señalado que el efecto de renuncia no difiere del de la remoción por un jury”, afirmó. Y en una señal de tregua, agregó: “Valoraríamos que diera un paso al costado”.

En cuanto a Farah, dijo: “No tenemos objeciones en que, si el Consejo lo considera, Farah se pueda trasladar a otro tribunal conforme la acordada que acaba de dictar la Corte”. La acordada no puso reparos para que un juez sea trasladado de un tribunal federal a otro, también federal. El pase podría disponerlo directamente el Consejo, donde el oficialismo tiene mayoría. Tanto en el entorno del juez como en el Gobierno confirmaron las negociaciones y dijeron que entre los posibles destinos que se analizan para Farah está la Cámara Federal de Mar del Plata, donde hay una vacante que todavía no tiene concurso abierto.

Tanto Farah como Ballestero están golpeados por las reacciones a su decisión en el caso de Cristóbal López. Nunca antes habían quedado expuestos como ahora. Sufren que los reconozcan por la calle.

Ante semejante escándalo político, la Corte se subió a las sospechas: pidió investigar si hubo “alguna irregularidad” en la conformación del tribunal. En una “nota” sin precedente, le solicitó al Consejo que abriera una investigación sobre cómo se integró la Sala I para el caso.

Compartir

Comentarios