El neurólogo Emmanuel Franchello encabezó la jornada de información que se realizó para utilizar métodos para mejorar la calidad de vida de los pacientes.

El hospital Padilla cuenta con un servicio de Neurología que, a través de la Unidad de Trastornos del Movimiento, atiende a más de 200 pacientes que atraviesan la enfermedad de Parkinson, que afecta al sistema nervioso central, provocando la aparición de síntomas motores y no motores.

Durante la jornada de concientización e información que se realizó de forma abierta para la comunidad en el anfiteatro del hospital, el neurólogo referente de la Unidad de Trastornos del Movimiento, Emmanuel Franchello, explicó que al ser polisintomático, el Parkinson muchas veces es diagnosticado de forma tardía.

Los síntomas más conocidos son temblores, lentitud en los movimientos, rigidez e inestabilidad postural, entre otros. Además de estas alteraciones motoras, otras regiones del sistema nervioso pueden aparecer asociadas, añadiendo síntomas diversos a los típicos como son la depresión, reducción del olfato, estreñimiento y trastornos de conducta del sueño.

“La consulta con un médico neurólogo es fundamental, ya que es a través del especialista que se puede concretar un diagnóstico certero para confirmar o descartar que se trate de esta enfermedad”, sostuvo Franchello, al tiempo que destacó la implementación de una cirugía que se realiza en el Hospital Padilla y que permite una notable mejoría de los síntomas en pacientes específicos que atraviesan la enfermedad, brindándoles una mayor calidad de vida y autonomía.

“Se trata de una neurocirugía que se vuelve posible gracias al uso de alta tecnología médica. No todos los pacientes con Parkinson se encuentran en las condiciones óptimas para ser operados, normalmente solo un 10% de esa población puede ser intervenida, muchas veces por causas positivas de evolución y en otras porque el paciente no cumple con los requisitos básicos para que la cirugía no ponga en riesgo su salud”, definió el especialista.

Por su parte la jefa del servicio de Neurología del hospital, Alejandra Molteni, detalló que la Unidad de Trastornos del Movimiento funciona usualmente a través de la demanda espontánea del paciente; lo más recomendable es que el mismo haya pasado por una consulta previa con el neurólogo general y que sea este quien lo derive.

Los turnos para consulta con neurólogos generales se otorgan de lunes a viernes en los turnos de mañana y tarde y los específicos para la Unidad de Trastornos del Movimiento se consiguen en Sala 12.

Fuente: Comunicación Tucumán.

Compartir

Comentarios